Fundador de portal de descargas ilegales confesó a cambio de pena menor

El hombre lamentó haber vulnerado de forma masiva los derechos de autor. Su actividad le reportó US$ 7,4 millones de ingresos

Fundador de portal de descargas ilegales confesó a cambio de pena menor

El fundador y jefe del portal de descargas ilegales Kino.to confesó hoy en el juicio que se celebra en su contra en la Audiencia Provincial de Leipzig (este de Alemania) a cambio de una pena menor.

A través de su abogado, este hombre, de 39 años, dijo lamentar profundamente haber vulnerado de forma masiva los derechos de autor con el portal de descargas, que le reportó más de 6 millones de euros (7,4 millones de dólares) de ingresos.

La confesión responde a un acuerdo propuesto por la sala de derecho penal económico para acortar el proceso en virtud del cual la pena, en caso de condena, quedaría reducida a entre cuatro años y medio y cuatro años y diez meses.

Ya en los años previos a la fundación de Kino.to, el procesado, de profesión solador, se dio cuenta de que a través de Internet se podía ganar mucho dinero y reconoció haber “sucumbido a la tentación”.

DICE QUE INTERNET TIENE LÍMITES
Solo después fue consciente de que la tan defendida libertad en Internet tiene sus límites por ejemplo en los derechos de autor, explicó el fundador del portal de descargas ilegales.

La sala de derecho penal económico calificó la confesión leída de “motivada por arrepentimiento”.

En el marco del trato propuesto, el acusado aceptó perder su fortuna millonaria, además de la entrega de un gran número de teléfonos móviles, ordenadores portátiles y “netbooks”, así como otros componentes informáticos.

Se prevé que el acusado pueda cumplir su pena en régimen abierto, al menos eso es lo que defenderá la sala de derecho penal económico. La sentencia se conocerá previsiblemente el jueves de la semana que viene.

Kino.to, que llegó a ser uno de los portales más visitados del mundo, con hasta cuatro millones de consultas diarias, empezó a funcionar en 2008 y hasta que fue cerrado por las autoridades en 2011 distribuyó unas 135.000 copias ilegales de filmes, series y documentales.