Esperanza Rosas, la señora que teje y emociona en YouTube

Los videos de esta peruana tienen más de 100 millones de visitas. El tejido, dice, la acompañó en momentos difíciles

FERNANDO LOZANO CHÁVEZ @ferlozan
Desde México DF

Mi mamá es su fan desde que aprendió a usar YouTube. Esperanza Rosas tiene 70 años y su canal Tejiendo Perú tiene más de 160 mil suscriptores y sus videos, más de 100 millones de visitas, pero, lo más importante, es que su historia de emprendimiento se ha convertido en un ejemplo y ha captado la atención de Google. El buscador la invitó esta semana a contar su caso en el Google Press Summit 6.0, The Next Billion, en México DF, junto con otros emprendedores de varios países.

Ella conmovió a los asistentes de la conferencia “El ascenso de los pequeños: Un mundo de oportunidades para las PyMEs” al contar cómo una tragedia familiar fue lo que la impulsó a grabar sus exitosos videotutoriales de tejidos. “Tejí toda mi vida, sufrí el dolor más grande que es la pérdida de un hijo. Durante los 7 años que duró la lucha de mi hija contra el cáncer la acompañé, y siempre tejía porque eso me ayudaba a no pensar”, contó con la voz entrecortada.

“El tejido fue una ayuda impresionante, me ayudaba mucho. Así nació la inquietud de por qué no compartir lo que me estaba pasando con otras personas, así grabamos el primer video”, agregó.

Su hija Ana Celia, quien maneja la parte “tecnológica” del canal, dijo que fue el nieto de Esperanza quien les propuso grabar el video. “¿Por qué no lo graban y lo suben a YouTube?” les dijo. Ellas se decidieron y la facilidad del uso de la plataforma hizo el resto.

Sus tutoriales de tejidos son bastante didácticos y sencillos de aprender, incluso para personas mayores como mi madre, y en eso radica su éxito. Sus videos más exitosos son los dedicados a ropa de bebes. “Muchas mujeres tejen y venden sus productos, es una ayuda para ellas”, cuenta. Además, aprovecha para promover la prevención del cáncer entre sus seguidoras.

Cuando salió la opción para “Partners” de YouTube el año pasado, se inscribieron y comenzaron a generar ingresos, con lo que han comprado nuevos equipos, luces, creado un sitio web y mejorado la producción de sus videos.

“Sin YouTube, Tejiendo Perú no existiría” admiten. Ahora su meta es crear un estudio y hacer una revista virtual de tejidos. Esperanza y sus videos inspiran a muchas mujeres de todas las edades y lugares. Mi madre es una de ellas.