Israelí ganó Nobel de Química 2011 por descubrimiento de los cuasicristales

Con su investigación, el científico Daniel Shechtman contradijo las leyes básicas de la cristalografía

Israelí ganó Nobel de Química 2011 por descubrimiento de los cuasicristales

El israelí Daniel Shechtman ganó hoy el Premio Nobel de Química 2011 por el descubrimiento de los cuasicristales, informó la Real Academia Sueca de Ciencias en Estocolmo. “En los cuasicristales, hallamos reproducidos los fascinantes mosaicos del mundo árabe en el nivel atómico: patrones regulares que nunca se repiten a sí mismos”, indicó el Comité Nobel.

El descubrimiento de Shechtman en abril de 1982 desafió el concepto previo de que “en un sólido, los átomos están empaquetados en cristales con patrones simétricos que se repiten periódicamente una y otra vez. Para los científicos, esta repetición era necesaria con el fin de obtener un cristal”, añadió.

Desde entonces, los cuasicristales fueron producidos en laboratorios, pero también fueron encontrados en un río ruso así como en determinada forma de acero.

La comunidad científica sostenía que no era posible que exista un material con las características de los cuasicristales. “Pasó mucho tiempo hasta que el descubrimiento de Shechtman pasara por los filtros del sistema científico”, dijo Sven Lidin, miembro del Comité Nobel.

Shechtman descubrió los cuasicristales que estaban formados por aluminio y manganeso. Este material contradecía las leyes básicas de la cristalografía.

“El trabajo de Shechtman condujo a un cambio de paradigma en la química”, dijo Lars Thelander, otro miembro del Comité Nobel. “Su trabajo fue recibido con escepticismo. Pero gracias a la gran calidad de sus datos se pudo superar el debate de opiniones”.

ILUSIONADO
“Hemos hablado por teléfono con Shechtman por el premio. Estaba muy excitado y muy entusiasmado. Dijo que lo esperó durante mucho tiempo, pero que en realidad ya no tenía esperanzas” de obtenerlo, indicó por su parte el secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, Staffan Normark.

Shechtman, quien trabaja en el Instituto de Tecnología de Israel (Technion) en Haifa, no quiso hacer declaraciones. “Por favor, entiéndame. Debo hablar primero con mi esposa”, dijo en diálogo telefónico con dpa.