Lanzan videojuego sobre el terremoto en Chile para recaudar fondos

El juego consiste en sacar escombros para poder reconstruir una zona devastada en forma eficiente. Dinero recaudado será destinado a ayudar a los niños de las zonas afectadas por el sismo

Lanzan videojuego sobre el terremoto en Chile para recaudar fondos

Tras el devastador sismo de fines de febrero en Chile, desarrolladores de videojuegos locales buscan juntar fondos para los damnificados de una forma que conocen: llevando a las pantallas de todo el mundo un juego que simula la reconstrucción de una zona devastada.

El dinero recaudado por el videojuego Rebuild Chile será canalizado a través del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y está destinado a ayudar a los niños de las zonas afectadas por el sismo de 8,8 que devastó al centro-sur de Chile.

“Decidimos tratar de usar el juego como una forma de entregar un mensaje de esperanza, que después del desastre que es el terremoto viene el momento de la reconstrucción y que todos pueden trabajar”, dijo Alvaro Quezada, director del proyecto.

La primera meta es recaudar un millón de dólares, señalaron sus promotores en el sitio www.rebuildchilegame.com .

En el juego que tiene distintas etapas de dificultad un buldócer debe sacar escombros para poder reconstruir una zona devastada en forma eficiente. “Todos pueden ayudar a reconstruir con inteligencia, con esfuerzo, con trabajo y también con recursos”, agregó Quezada.

UNICEF
Rebuild Chile ya se puede jugar en Internet e iPhone, mientras se alistan versiones para consolas como Xbox y otros modelos de teléfonos celulares. Si bien jugar no tiene un costo, los ingresos que serán destinados a UNICEF llegan por publicidad y donaciones voluntarias.

Unicef se está concentrando en el trabajo de “reparación emocional” del daño que han tenido los niños golpeados tanto por el terremoto como por los tsunamis posteriores que dejaron centenares de muertos y millonarias pérdidas.

Para Unicef, usar nuevos medios como los videojuegos permite llegar a un público joven y en distintas partes del mundo. “Queremos que esta iniciativa se replique para otras catástrofes en otros países porque nos parece que es el formato de los nuevos medios que se están imponiendo”, indicaron.