El láser sigue haciéndole frente al cáncer de próstata

Ya existen cuatro tipos de esta tecnología en constante actualización. Son menos invasivos y de rápida recuperación. Lea más noticias sobre cáncer

El láser sigue haciéndole frente al cáncer de próstata

Cuando el hombre llega a una edad avanzada, puede padecer problemas en la próstata (una glándula ubicada debajo de la vejiga). Como parte del funcionamiento hormonal la próstata crece, pero puede llegar a presionar la uretra, lo que ocasiona dificultades que van desde problemas para liberar la orina o que se produzca un vaciamiento incompleto de la vejiga.

Si la situación llega a ese punto es necesario una intervención quirúrgica. Tradicionalmente, la primera opción era una cirugía abierta con corte. Luego, con la llegada de la técnica de resección transuretral de la próstata (RTUP), la operación podía realizarse introduciendo una cámara por la uretra y, por medio de energía basada en la electricidad, se disminuía el tamaño de la glándula a través de cortes.

Desde hace más de una década en nuestro país están disponibles diversas técnicas que usan el láser para lograr mejores resultados.

DE VARIOS TIPOS
Existen cuatro tipos de láser. El green light o láser verde (532 nanómetros de onda), que ayuda a vaporizar la próstata hasta disminuirla de tamaño.

Otro es el láser rojo o diodo (900 nm), que logra el mismo efecto que el anterior, pero con un proceso de vaporización más lento. También existe el Thulium (1.800 nm), que corta la próstata en pequeños pedazos.

Desde hace dos años llegó al Perú el láser Holmium (2.100 nm), que también corta el tejido prostático. “Vamos entre la próstata y su cáscara (cápsula prostática) y la despegamos como si fuera un bisturí láser. Esta técnica permite retirar todo el adenoma de la próstata”, explicó el doctor Jorge Saldaña , médico urólogo de la clínica de Urología Avanzada de Lima (Urozen).

Agrega que la gran ventaja de esta técnica es que “permite operar a un paciente y decirle con certeza que la próstata no le volverá a crecer”.

El especialista indica que la aplicación de esta terapia láser depende del tamaño de la próstata a la que se va a operar. “El láser verde puede vaporizar próstatas de 30 g o 40 g sin problemas. El Holdmiun es más efectivo para sacar una próstata de 200 g”, explicó.

El beneficio principal de este láser es que la recuperación del paciente es más rápida, tiene poco sangrado, menor tasa de disfunción eréctil y bajo riesgo de complicaciones menores.

OTROS TRATAMIENTOS
La energía láser también se está aplicando para otros propósitos: el láser Lumiia Sono Beam, creado por científicos argentinos, se usa para procedimientos de lipoescultura; mientras que la técnica Procollagen se usa para eliminar las arrugas en la piel.


Tags relacionados

Cáncer

Cáncer de próstata