Nuevos descubrimientos sobre la estructura y formación de la tela de araña

Investigación tiene interés científico porque en un futuro se podría generar un material biocompatible de gran utilidad en cultivos celulares y medicina regenerativa

Nuevos descubrimientos sobre la estructura y formación de la tela de araña

Un grupo de científicos, con participación de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y la colaboración de científicos noruegos y suecos, han dado nuevos pasos para comprender la compleja estructura de la seda de araña y despejar el camino a la producción artificial de estas fibras, que se podrían llegar a usar en la industria y en medicina. Los resultados de este estudio fueron publicados por la revista Nature .

Los investigadores han presentado la estructura tridimensional de uno de los dominios de las proteínas que componen la seda de las arañas, conocidas como espidroínas, y han conseguido entender un poco más cómo un tipo de arácnidos (el “Euprosthenops australis”) construye esas fibras.

¿QUÉ ES LA TELA DE ARAÑA?
Cristina Casals, Catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la UCM e integrante del equipo investigador, explicó a que la seda de araña es un biopolímero extremadamente resistente, más que el acero proporcionalmente, y elástico, ya que puede estirarse hasta un 135 por ciento de su longitud original sin romperse.

“Es algo que la naturaleza hace, pero que el hombre no ha sido capaz de construir”, señaló esta investigadora de la UCM.

La síntesis y secreción de las proteínas que conforman la seda se producen en una glándula de la araña que se llama “ampulácea mayor”, situada en el extremo posterior del cuerpo del animal. Estas proteínas se mantienen en estado líquido y un poco antes de salir, es cuando se convierten bruscamente en fibra sólida.

El dominio (llamado N-terminal) de esas proteínas componentes de la seda es el que regula el ensamblaje de las fibras de la tela de araña.

INTERÉS CIENTÍFICO
Para Casals, esta investigación tiene interés científico pues se profundiza en el conocimiento de la estructura y formación de esta fibra, pero también tiene interés industrial y médico.

En este sentido, relató que “la producción biotecnológica de estas fibras podrían generar un material biocompatible de gran utilidad en cultivos celulares y medicina regenerativa”.