Probamos la Xperia Z, una tableta delgada y resistente

La tablet une la conectividad y la resistencia envueltas en un elegante diseño, aunque a veces no es tan práctica como parece

Probamos la Xperia Z, una tableta delgada y resistente

ÁNGEL HUGO PILARES (@angelhugo)
Redacción Online

Sony hizo hace poco la demostración de cómo funciona bajo el agua. La Xperia Z Tablet no solo tiene este beneficio. Algunos saltan a la vista –como su diseño– pero otros permanecen ocultos como su capacidad de conectividad. Si quieres saber cuáles son sus puntos buenos y malos, lee esta revisión.

1. DISEÑO. Lo primero que llama la atención es el tamaño. El diseño es elegante y el grosor (6,9 milímetros) debe ser, tranquilamente, uno de los más bajos del mercado (sino el más bajo) para tablets de 10 pulgadas. Además, es muy liviana y la parte posterior no es de vidrio, sino de plástico, por lo que bien podría pasar como frágil. Apenas se ve un botón en uno de los costados y otro par de botones para el volumen, pero todos los conectores están absolutamente tapados para hacer posible el milagro de que esta tablet aguante hasta treinta minutos bajo el agua y resistente al polvo. Justamente por eso el diseño se ve bastante limpio y los bordes apenas se interrumpen para mostrar algunas características de las que hablaremos luego. La parte posterior es plástica y, si bien le resta algo de la elegancia del frente, está hecha de manera que no resbale fácilmente.

2. COMODIDAD. Usar una tablet de esas dimensiones puede ser bastante incómodo. Para empezar, la cámara frontal está ubicada en el lado más largo del dispositivo, lo que hace que la postura natural para usarlo en una videoconferencia seria tomándolo por los lados más cortos con ambas manos, colocando la pantalla echada. Digamos que usamos la tablet siempre de esa manera: esa posición es bastante cómoda para ver películas, pero también es cierto que la distancia entre los bordes de la tablet y los de la pantalla hace que los dedos queden lejos, por ejemplo, para escribir. Además, los parlantes en la parte de abajo pueden quedar tapados si uno apoya el dispositivo sobre su regazo o si tiene la costumbre de sostenerlo por las esquinas inferiores, aunque el fabricante dice que el diseño de sus parlantes permite escuchar con fidelidad sin importar la forma en la que se sostiene el equipo.

3. PANTALLA. Sony le ha dado bastante importancia a la pantalla. Tanto así que ha sido diseñada con la misma tecnología Reality Display HD que usan para su línea de televisores. Con una resolución de 1920×1200 píxeles, ofrece mucho contraste y colorido, aunque refleja un poco más de lo normal, lo que –teniendo en cuenta que está diseñada para ser usada en exteriores aunque llueva o haya polvo– le juega un poco en contra.

4. CÁMARA. El teléfono aprovecha la experiencia de Sony en cámaras para ofrecer una de 8 megapíxeles, así como una cámara de 2 MP en la parte frontal. Es capaz de grabar video a 1080p y con buen resultado. No tiene flash, si bien este es un detalle menor en las tablets (digamos que para eso tenemos cámaras o celulares y que estos dispositivos se usan más para, por ejemplo, videoconferencias), pero si uno quisiera sacar una tablet de diez pulgadas para tomar una foto o hacer una transmisión en vivo no tendría resultados muy espectaculares. Eso sí, tiene bastantes modos de video que ayudan a la experiencia del usuario.

5. BATERÍA. La duración de la batería de la Xperia Z es buena, aunque sus 6000 mAh pueden quedar un poco chicos si se compara con competidores como la Nexus 10, por ejemplo. Para compensarlo, Sony incluyó el modo Stamina, que mejora significativamente el tiempo de espera. Unas siete o nueve horas de uso promedio no está nada mal.

6. EXTRAS. La versión personalizada de Android que usa el Xperia Z tiene algunos puntos que la hacen muy cómoda. Primero, permite colocar aplicaciones frecuentes en la barra superior. Segundo, los típicos botones de Android aparecen a la izquierda y no al medio. Tercero, la parte inferior central está ocupada por dos botones: uno que convierte el teléfono en un control remoto (ya hablaremos de eso) y otro que permite abrir aplicaciones de Sony mientras uno está usando otras apps. Por ejemplo, uno puede tomar notas mientras lee un informe o sacar la calculadora mientras escribe los gastos del mes. El hecho de que sea resistente al agua quizás no sea tan determinante (uno no ve películas mientras se ducha o saca la tablet para ver una linda película bajo una tormenta), pero puede ayudar a que no haya desastres en la playa, por ejemplo.

7. RENDIMIENTO. El teléfono llega con Android 4.1 Jelly Bean y se puede actualizar a 4.2. No se pone lento gracias a su procesador Snapdragon S4 Pro asíncrono de cuatro núcleos 1.5GHz con 2GB de RAM. Los juegos corren sin problemas al igual que las películas. Viene en versiones de 16 o 32 GB que puede expandirse hasta 64 gracias a una tarjeta SD.

8. CONECTIVIDAD. La tablet soporta redes LTE, pero quizás la función que más llama la atención es el puerto infrarrojo, que permite convertir el dispositivo en un control remoto de la TV. Además, le saca gran provecho a la conectividad a través de NFC, que le permite conectarse con un solo toque a otros dispositivos que utilicen esta tecnología para transferir datos.

9. EN PERÚ. La Xperia Tablet Z y sus accesorios están disponibles en distribuidores autorizados a un precio de S/.1.699 en la capacidad de 16GB y S/.2.099 para la de 32GB.

10. CONCLUSIÓN. El diseño elegante y ligero del teléfono, además de su capacidad para ser resistente al agua y la conectividad son puntos a favor para una tablet como esta. Sin embargo, no es totalmente cómoda de usar en algunas condiciones.


Tags relacionados

Sony

Tablets

Xperia Z

Xperia Tablet Z