¿Sabía que el electrón es una esfera casi perfecta?

El descubrimiento es un gran aporte para empezar a entender cómo se comportaría la carga electrónica de la antimateria, la cual destruye la materia normal

¿Sabía que el electrón es una esfera casi perfecta?

Un grupo de investigadores del Imperial College de Londres ha conseguido el análisis más exacto del electrón y ha determinado que es casi una esfera perfecta.

Según el estudio, la distancia que lo separa de ser perfectamente redondo es de menos de 0.000000000000000000000000001 cm. En pocas palabras, si un electrón tuviera el tamaño del sistema solar, se vería perfectamente esférico y solo tendría una desviación del tamaño de un pelo humano.

Durante más de una década no se había observado ninguna imperfección, según informa FayerWayer. Se creía que la ruta que viajaba el electrón éste no se bamboleaba, como lo haría si tuviera algún defecto en su forma esférica, pero el estudio realizado por estos físicos detectó la insignificante variación a través de rayos láser.
Átomo
APORTE PARA LA ANTIMATERIA
Entender la forma del electrón sería un gran paso para comprender cómo se comportan los positrones (anti-electrones de carga positiva). Se cree que la antimateria se conforma, precisamente, por estos positrones de carga eléctrica contraria a la materia normal.

La antimateria solo ha sido vista por pocos segundos en rayos cósmicos y otras sustancias, lo que la ha convertido en un objeto casi imposible de analizar. A esto hay que añadirle que la materia y la antimateria se destruyen cuando entran en contacto.

Cuando se formó el universo, cantidades iguales de materia y antimateria habrían sido formadas y distribuidas en el espacio, según especialistas en el tema.

“Los astrónomos han mirado hacia los bordes del universo visible e incluso ahí sólo ven materia, no grandes cantidades de antimateria. Los físicos no saben lo que le pasó a toda la antimateria, pero este estudio nos puede ayudar a confirmar o descartar algunas de las explicaciones”, señaló Edward Hinds, coautor del proyecto, que será publicado en la revista “Nature”.