El síndrome premenstrual podría aliviarse tomando un antidepresivo, según científicos

Cuando la progesterona disminuye en las mujeres drásticamente y genera ansiedad y mal humor, el medicamento aludido, Prozac, puede aumentar un ácido en el cerebro que regula las respuestas emocionales

El síndrome premenstrual podría aliviarse tomando un antidepresivo, según científicos

La administración de pequeñas dosis del antidepresivo Prozac puede mitigar el llamado síndrome premenstrual (SPM). Científicos de la Universidad de Birmingham descubrieron que ese fármaco, conocido genéricamente como fluoxetina, eleva los niveles de progesterona.

Esta hormona disminuye drásticamente en la mujer al final del ciclo menstrual. Se cree que su disminución puede contribuir a la aparición en muchas mujeres de ese síndrome.

Aproximadamente un 75% de las mujeres sufren el síndrome en cuestión y en un 40% de los casos éste puede interferir en sus actividades diarias. Sólo un 3% de las mujeres sufren la variante más grave del SPM, condición psiquiátrica conocida como trastorno disfórico premenstrual.

DOSIS DIARIAS
La científica Thelma Lovick, que presentó este jueves un trabajo en el Festival de la Ciencia, celebrada en la ciudad inglesa de Birmingham, cree haber podido demostrar que una dosis diaria de dos miligramos de fluoxetina en la semana final antes de la menstruación puede aliviar el síndrome en cuestión.

Su estudio con ratones de laboratorio a los que se indujo esa condición ha sido financiado por el Consejo de Investigaciones Médicas del Reino Unido.

“La progesterona es una hormona que circula por la corriente sanguínea y llega al cerebro, donde se transforma en allopregnanolona (ALLO) y este cambio su concentración en el cerebro excita los circuitos nerviosos responsables del comportamiento emocional”, explicó la científica, citada hoy por ‘The Guardian’.

INHIBITORIO CEREBRAL
Según la científica británica, la ALLO “aumenta la actividad del ácido gamma-aminobutírico (GABA), principal neurotransmisor inhibitorio cerebral, y en las partes del cerebro que procesan normalmente las respuestas emocionales, produce normalmente efectos calmantes”.

Cuando caen los niveles de protesterona y por tanto de allopregnanolona durante la última fase del ciclo premenstrual, se desactiva ese inhibidor natural, lo que deja al individuo más vulnerable a las situaciones de estrés, a las que responde con ansiedad o agresividad.