Tecnología para infieles y famosos: los SMS que se autodestruyen

Una aplicación para ‘smartphones’ que borra los mensajes de texto después de haber sido leídos ha sido descargada por más de medio millón de personas

Así funciona la aplicación para ‘smartphones’ que borra los mensajes de texto después de haber sido leídos.

La aplicación de mensajes cortos para celulares TigerText, que elimina cualquier rastro de un SMS o mensaje de texto después de leído, se ha convertido en la herramienta de moda para las personas celosas de su intimidad, informó hoy “The Wall Street Journal”.

Evocando a series de televisión clásicas de espionaje como “Mision Imposible”, donde las informaciones confidenciales se autodestruían para impedir que cayeran en malas manos, TigerText desarrolló un software que pretende garantizar las comunicaciones secretas entre sus usuarios. El nombre, aparentemente, está inspirado en Tiger Woods, a quien sus mensajes de texto filtrados revelaron más sobre sus infidelidades.

El servicio, disponible gratuitamente para descarga en teléfonos inteligentes o “smartphones”, ha sido bajado ya por más de medio millón de personas, muchas de ellas famosos que quieren evitar a toda costa filtraciones de sus conversaciones de texto.

¿CÓMO FUNCIONA?
TigerText requiere que tanto el receptor como el emisor del mensaje tengan la aplicación instalada en su dispositivo móvil y vincula cada mensaje emitido a una fecha de caducidad que puede ir desde un minuto después de que sea leído hasta 30 días.

La empresa fabricante de esta tecnología asegura que los mensajes son eliminados totalmente, no solo de los teléfonos, también de las bases de datos de la compañía, por lo que son irrecuperables.

“Tiene que ver con proteger tu privacidad. Nadie quiere que cada mensaje que envíen viva para siempre. Los mensajes de negocios así están seguros de filtraciones o espionaje corporativo, los mensajes personales se mantienen privados y los mensajes vergonzosos simplemente desaparecen”, afirmó el fundador Jeffrey Evans.

Hasta el momento TigerText ha logrado financiación privada por más de 2,2 millones de dólares para seguir desarrollando la aplicación, que sí se cobra para el uso empresarial y en la que trabajan para ampliar el servicio de textos a vídeos y otros documentos.