El actor que fue descubierto a los 43 y hoy es el más taquillero de todos

Samuel L. Jackson, quien por años luchó contra la heroína, acaba de ingresar al libro de los Récord Guinness por ser el hombre cuyos filmes han recaudado más dinero

El actor que fue descubierto a los 43 y hoy es el más taquillero de todos

Ni Brad Pitt, ni George Clooney, ni siquiera el virtuosísimo Jack Nicholson o el extrañamente maravilloso Johnny Depp. No. El actor más taquillero de todos los tiempos no es uno de aquellos niños bonitos con los que las mujeres gustan fantasear, más bien es un personaje que por años se inyectó heroína, una de las drogas más adictivas de todas, la cual le produjo sobredosis en varias ocasiones; y que recién fue descubierto por la industria hollywoodense en 1991, cuando tenía 43 años. Samuel L. Jackson acaba de ingresar al libro de los Récord Guinness como el actor más taquillero de todos los tiempos.

Hoy el hombre que superó el abismo se alza con una mención que probablemente sea envidiada por aquellos que desde que eran unos púberes se insertaron en el mundo de los ricos y famosos.

Según la publicación, las estadísticas señalan que a lo largo de su fructífera carrera, las películas del actor (en las que participó por lo menos como actor secundario) suman un total de $7.2 mil millones de dólares en recaudación. Pero, ¿cuáles son las piezas que lo hicieron acrededor del título?

Pues el buen Samuel participó en cintas como “Jurassic Park”, las tres precuelas de “La Guerra de las Galaxias”, “Capitán América”, “Iron Men”, “Thor” y “Pulp Fiction” (por la que fue nominado al Óscar). Ustedes podrán decir que él no fue el personaje principal de ninguna de estas películas, pero estuvo. Además su buen ojo para los éxitos es innegable.

Este hombre fue descubierto recién a los 43 años, edad en la que la mayoría de glorias del ‘star system’ gringo son ya actores consumados. Aunque había participado en pequeños roles en la televisión y el cine su gran salto se dio recién en 1991, cuando, tras completar exitosamente su rehabilitación, participó en la cinta “Jungle Fever”, donde interpretaba precisamente a un adicto al crack y a la cocaína.

El papel le cayó como anillo al dedo y tras la catarsis, vino la salvación. Samuel L. Jackson fue visto y hoy es un actor con un puñado de éxitos a sus espaldas, un hombre con una carrera actoral poco convencional, pero tal vez por eso más brillante que las demás.