Amanda Bynes: los excesos de la nueva chica problema de Hollywood

La actriz que alguna vez fue la engreída de Nickelodeon afronta uno de los momentos más duros de su vida internada en un hospital psiquiátrico

Amanda Bynes: los excesos de la nueva chica problema de Hollywood

Parece una ley que aquellas figuras que empiezan muy jóvenes en el mundo del espectáculo se pierden en el camino con igual precocidad. Le pasó a Lindsay Lohan a Britney Spears y ahora a Amanda Bynes. La actriz de 27 años que se hizo muy popular a finales de los noventa con El Show de Amanda acaba de ser internada en un hospital psiquiátrico por intentar prenderle fuego a la casa de una mujer a la que, aparentemente, no conocía. Pero este no es el primer incidente protagonizado por Bynes. Aquí un pequeño recuento.

1. ¡ME RETIRO!.. ¡MEJOR NO!
Tras protagonizar películas como “Ella es el chico”, “Hairspray” o “Easy A”, todo parecía ir bien en la vida de Bynes, hasta que esta sorprendió a todos con un mensaje en su cuenta de Twitter publicado en junio de 2010: “Sé que tengo 24 años y que todavía soy joven para retirarme. Ser actriz no es tan divertido como parece y si algo no me gusta, lo dejo. Ya no amo actuar, por eso he dejado de hacerlo”. Grande fue la sorpresa para quienes dieron por sentado su retiro, cuando a través de la misma vía, la actriz cambió de parecer: “Ya no me retiro”, escribió un mes después.

2. CARRITOS CHOCONES
Aunque en el 2007 era clara al expresar su rechazo a la vida nocturna de las figuras de Hollywood con frases como “Me gusta bailar y esas cosas, pero beber no es bueno para nadie en todos los sentidos”, desde el 2010 la vida nocturna de Bynes se volvió cada vez más agitada. Así, no fue de extrañar que al poco tiempo se le viera en más de una ocasión manejando en estado de ebriedad. En abril del 2012 su conducta la llevaría por primera vez a la cárcel. Amanda estaba circulando en Santa Monica, California, cuando nada más y nada menos chocó con un auto de la policía. Después del hecho, el oficial se bajó de su patrulla y allí se dio cuenta de que ella manejaba después de haber ingerido alcohol. Eso no fue lo único que empezó a consumir. En mayo de este año, fue detenida por fumar marihuana.

3. ENCIERRO VOLUNTARIO
En setiembre de ese mismo año, Bynes volvió a hacer noticia por su comportamiento. En aquella ocasión, la actriz entró a la tienda Little Cupcake Bakeshop en Nueva York y se quedó poco más de dos horas encerrada en el baño. El tiempo que le tomó a Amanda desocupar los sanitarios causó preocupación entre quienes la acompañaban, por lo que pidieron ayuda a los bomberos. El portal E! contó en su momento que uno de los hombres de rojo estaba al teléfono con la policía para pedir permiso de derribar la puerta cuando Bynes salió y se disculpó diciendo que solo estaba retocándose el maquillaje.

4. CORAZÓN DE TROLL
Y cerramos este recuento con la costumbre que mayores problemas le ha ocasionado a Bynes: el insultar a otras celebridades a través de Twitter. La actriz, que tiene más de tres millones en @AmandaBynes se ha convertido en la pesadilla virtual de los famosos por recordarles a Rihanna y Drake (sus “favoritos”) lo “feos” que son ante sus ojos, entre otros muchos adjetivos. Esa misma cuenta también la utilizó en algunas ocasiones para mostrarse en fotos provocativas.

Con este prontuario, ¿crees que Amanda Bynes logre recuperar popularidad en la televisión y el cine?