En carteleras peruanas: Mel Gibson al filo de la oscuridad

El polémico actor y director es parte de un complot hilvanado por poderes ocultos. El largometraje se estrena estrena hoy en nuestro país

Luego de siete años dirigiendo sangrientos filmes épicos como “Apocalypto” y “La pasión de Cristo”, Mel Gibson vuelve a la actuación con el pie derecho. Su nueva película, “Al filo de la oscuridad” (“Edge of Darkness”), que se estrena hoy en el Perú, toma el género mixto del “thriller” policial para llevarlo al extremo. Durante sus 117 minutos de duración, la cinta transpira la dosis adecuada de adrenalina a la que nos tenía acostumbrados Gibson.

El filme parte de un hecho tan escabroso como inesperado. Emma (Bojana Novakovic), la hija del agente de homicidios de la policía de Boston, Thomas Craven (Mel Gibson), es asesinada de un certero balazo en la puerta de su casa.

El oscuro suceso cala en la vida de Craven y deja un vacío infranqueable por la culpa que siente. Abrumado por interrogantes sin responder y seguro de que él era el objetivo del misterioso sicario, el veterano policía aplica sus conocimientos para buscar al culpable y satisfacer su apetito de venganza.
Como un sabueso de olfato bien entrenado, Craven va desenredando los hilos de una peligrosa red de conspiración liderada por una poderosa corporación.

Mientras va echando luz sobre la identidad del enemigo oculto, aparece en escena Darius Jedburgh (Ray Winstone, “Los infiltrados”), un experto en inteligencia encargado de desaparecer toda la evidencia disponible. A partir de ahí, se dispara un silencioso fuego cruzado entre la víctima y el victimario.

“Era un historia interesante”, sostiene Gibson para Warner Bros. “Eso es lo más importante. Tiene misterio, suspenso, tensión política y sucede en el Reino Unido, en un tiempo donde había demasiadas inquietudes políticas”, agrega el actor, de 54 años, en referencia a los tiempos de la Guerra Fría, cuando el espionaje y el sabotaje tras bambalinas eran el pan de cada día.

Este largometraje, basado en la serie homónima de 1985 ganadora de seis premios Bafta, toma distancia de la producción original bajo la dirección de Martin Campbell (“Casino Royale”). El guion del ganador del Óscar William Monahan (acertado autor del libreto de “Los infiltrados”, de Martin Scorsese) recontextualiza la historia en las frías calles de Boston, suma a la trama un ambiente más contemporáneo.

“La serie de la década del 80 tenía mucho que ver con la política nuclear del Gobierno —dice el cineasta—. El plutonio y su fabricación eran temas candentes en la serie y también lo eran todos los organismos que lo monitoreaban. Sin embargo, en esta película, el tema central es un padre que pierde a su hija y necesita averiguar por qué sucedió todo esto”.

Con gran parte del equipo de “Los infiltrados” detrás (su productor Graham Green supervisó cada aspecto de “Al filo de la oscuridad”), la cinta promete estremecer con el efecto sorpresivo del “thriller” sumado a la usual actuación contenida de Gibson. Será como para no despegarse de la butaca.