elcomercio.pe en los Óscar: Hollywood ya es una fiesta

La meca de la industria del cine ya palpita con la próxima edición de la entrega del Óscar, que se realizará el domingo 7 de marzo

elcomercio.pe en los Óscar: Hollywood ya es una fiesta

Por Joaquín Ortiz
Enviado especial de elcomercio.pe

Los Ángeles, EE.UU..- Por estos días en Hollywood el tema excluyente es la próxima ceremonia de la entrega de premios de la Academia, en la que el filme peruano “La teta asustada”, dirigido por Claudia Llosa y protagonizado por Magaly Solier, ha sido nominado en la categoría Mejor Película Extranjera.

En calles, cafés, restaurantes y bares no se habla de otra cosa que no tenga que ver con el Óscar: las películas favoritas, las probables sorpresas de la noche y los grandes candidatos que se quedarán con la miel en los labios.

Mientras decenas de personas, entre miembros de la organización y encargados de la transmisión de televisión, trabajan acelerada y cuidadosamente para que la máxima fiesta de la industria cinematográfica sea impecable, cientos de turistas y curiosos aprovechan para filmar y tomar fotos del Teatro Kodak, del Paseo de la Fama (la estrella del Rey del Pop Michael Jackson es la que mayor gente congrega a su alrededor) y de pintorescos sujetos que, muy bien caracterizados, representan a diversos personajes de la historia del cine y de la música.

Con solo un clic, el visitante puede llevarse una instantánea con Spiderman, Elvis Presley, Jack Sparrow y un soldado imperial de Star Wars. Un grupo de lujo. Una delirante y ecléctica combinación que solo en un lugar como Hollywood se podría lograr.

Si bien el público en general aprovecha los días previos a la ceremonia para visitar la entrada del Teatro Kodak, en las próximas horas el acceso se suspenderá por completo.

Por el momento, la única zona restringida es la pista que da al frontis del teatro, lugar en el que se montará la Alfombra Roja para recibir a todos los invitados a la fiesta del cine, entre los que estarán las peruanas Claudia Llosa y Magaly Solier.

Pero la gente no es la única encargada de darle vida a la fiebre del Óscar. Las calles aldeañas al Teatro Kodak ya están decoradas con réplicas de la estatuilla y con gigantografías que anuncian la ceremonia, y en las tiendas que circundan Hollywood Boulevard hay diversos artículos de merchandising de la industria cinematográfica, desde pequeñas estatuillas dedicadas a los padres, madres, novios o amigos, hasta polos, bolsos y placas de artistas y películas que trascendieron en el tiempo. La fiesta ya está en todos lados.