6 Voltios y el punk dedicado a las cosas simples de la vida

La banda se prepara para dos grandes conciertos y alista en el estudio una nueva producción en la que “volverán a sus raíces”

Uno de ellos tocaba la guitarra en el colegio, durante los recreos. Al verlo, dos compañeros con actitud le dijeron que se les uniera y que se dedicara a componer. A fines de los 90 –justo antes de terminar la secundaria- ya estaban formando una banda punk llamada 6 Voltios. Pero estaban fuera de la época de oro del género. No se codearían con mitos como Leusemia, Narcosis y otros exponentes de la movida (de quienes aprendieron mucho) pero harían punk, muy a su estilo y sin necesidad de proyectar la imagen ni sonido igual a la querida vieja guardia. “Ni fregando nos iban a ver con pantalones rotos, de negro y con casacas de cuero”, cuentan Alexis Korfiatis (vocalista), Marcel Caillaux (bajista) y Mauricio ‘Mapache’ Llona (baterista), los integrantes de la banda.

Sin proyectar la típica imagen del ‘punkeke’, lograron afianzarse como uno de los más aclamados exponentes del género (a veces más melódico, a veces más duro) de años recientes, y con temas como ‘Wirito’, ‘Lejos’, ‘Lucas’ (dedicado al perrito de Alexis) o su gran versión de “El Chavo” se metieron en el bolsillo a muchos jóvenes y adolescentes de la década que se fue cantándole a “las cosas simples de la vida”.

Hace poco lanzaron el álbum “5 canciones que nunca debieron salir”, donde “publicaron todo lo que quedó de discos anteriores, temas que no estaban terminados, que no nos convencían y que decidimos acabarlos”. Con temas inclinados hacia una onda más popera, dicen que no retratan especialmente lo que ha hecho el grupo hasta entonces. “Fue un disco que salió casi de casualidad. Con canciones como “Eres todo para mí” (mira el video) que relegamos justamente por sonar algo suaves y comerciales. Nos animamos a retomarlas y lanzarlas”, explica Alexis.

LA BANDA
Con un nuevo bajista desde hace dos años (Caillaux en reemplazo de Emilio Bruce, quien se fue por motivos laborales y familiares), los 6 Voltios tienen todavía mucho para dar: por lo pronto, están el estudio produciendo un nuevo disco. “Se trata de un álbum de al menos 12 canciones y lo estamos puliendo en el estudio. Volveremos a nuestras raíces, recogiendo el estilo de los álbumes que hemos dejado en el camino. Esperemos que esté listo pronto”, cuentan con entusiasmo.

LA MUSICA
En diez años de carrera, la banda ha experimentado mezclando el punk con diferentes tendencias. Con “Desde el sótano”, su carta de presentación, fusionaron el punk con el ska. En “Generación Perdida” y “Tan solo una vez más” hicieron punk melódico, y el cuarto disco, ‘Día plástico’, fue una tocada en vivo de sus principales temas.
“Descompresión”, el quinto disco, fue un punk algo más oscuro y pesado. El último, más lento y pop. “Dentro de nuestro género, siempre experimentamos con otros”, rescatan.

LA INSPIRACIÓN
La sencillez de sus líricas y los escenarios cotidianos que retratan (típicos de adolescentes y colegiales) son una importante distinción de la banda. “Imagino que son anécdotas que pasan en serio, no nos involucramos en una cosa demasiado profunda o abstracta”, dice Korfiatis (principal compositor del grupo). Por ejemplo “perder el celular por una chica a quién no le ha pasado salir a pasear a tu perro, pasar el típico susto del embarazo de tu flaca, que tu viejo te bote de tu jato, estar enamorado, o que tu flaca te haya terminado…”. De cualquier cosa se puede hablar. “Hasta de fumar…un cigarro, claro” (risas) “¿Por qué? Porque es lo único que me interesa en la vida”, cierra.

EL POST PUNK
Su particular estilo, alejado del tradicional punk setentero que solía pedir la destrucción del ‘establishment’ le ha valido críticas y cierto descrédito de parte de los puristas del género. Pero lo asumen sin mayor problema.

“Es verdad. Pero todo género va mutando, y aunque nosotros queramos seguir haciendo solo punk, lo nuestro, a lo mucho sería post-punk, porque el género puro quedaría en los Ramones o The Sex Pistols. Todo lo que hemos escuchado desde chibolos lo adaptamos al tiempo que vivimos ahora. La música fluye, no es que nosotros hayamos decidido ser más melódicos o más fuertes. Tenemos de todo. Es más, ni fregando, jamás nos vas a ver con los pantalones rotos o con casacas de cuero”, dice Caillaux.

Para el ‘Mapache’, “nunca se hizo música pensando en proyectar algo en especial, ni vestirnos de alguna manera”. Empezaron a tocar “como jugando, en un sótano, lo hacíamos por que nos gustaba, nada más”.

HÉROES MUSICALES
Es curioso saber que quienes hacen punk, hayan admirado a Nirvana y Pearl Jam desde un inicio, pero así fue. “Cuando éramos chibolos, con 13 ó 14 años, escuchábamos bastante grunge. Nirvana, Pearl Jam, Stone Temple Pilots”. Pero después viraron hacia quienes serían su mayor inspiración: Blink 182, Green Day, Offspring. A nivel local, quienes les dieron la pauta fueron Asmereir, Futuro Incierto y Leusemia (Daniel F).

EL ROCK NACIONAL, BLA, BLA
6 Voltios ve de manera optimista el avance del rock. “La movida siempre crece. Que vengan grandes bandas nos ayuda. Muchos pueden telonear grandes conciertos y hacerse más conocidos”, dicen. “Muchos pensamos que la gente solo escucha cumbia, pero con estadios llenos en conciertos de rock nos damos cuenta que tenemos un gran espacio. El año pasado fueron a vernos 7.000 personas al concierto con Panda”.

Según Mauricio, todo es cuestión de tiempo y constancia. “Quienes arrancan deben saber que esto es algo que toma años. Si ahora somos conocidos, es porque lo nuestro ha sido progresivo”. Finalmente, el ‘Mapache’ agrega: “Cada vez más chibolos se meten en esto. Háganlo con valentía y que ya no digan que esto es una carrera de vagos”.

DATOS
El 28 de julio, 6 Voltios estará en Ate, en un festival de Fiestas Patrias que pronto se anunciará.
El 15 de julio, tocarán en la final de “Bandas de Garage 2011” junto a Líbido y Amén.