Adolfo Chuiman: “El cariño de la gente no te lo paga nadie”

El versátil y experimentado actor, que ha protagonizado algunas de las más exitosas producciones nacionales, habla sobre su trayectoria y sobre su queridísimo personaje Peter Mackey en la serie ‘Al fondo hay sitio’

Por: Daniel Meza Mosqueira

En la televisión él puede ser ‘Peter’, ‘El rey del recurseo’, ‘El papá’, Frank Sinatra, Miguel Bosé, Charly García o el personaje que quiera. Pero nunca deja de ser el talentoso, bonachón y pícaro Adolfo Chuiman. En “Al fondo hay sitio” lo intentaron asesinar y lo dejaron moribundo, pero en la vida real está más alegre y jocoso que nunca. Su personaje actual es un mayordomo correcto, circunspecto, impecable. En la vida diaria, Chuiman es un abuelo feliz, un amigo fiel y un actor sensacional. Chuiman sabe que el éxito de la serie radica en personajes como el suyo. “Hasta Carlos Galdós quería hacer una marcha para que no muera Peter”, cuenta entre risas incrédulas.

Adolfo nos recibe en un restaurante. Luce lentes amarillos, una casaca de cuero con una calavera inmensa en el pecho (“Siempre llevo a presente a Felpudini”, bromea) y una chalina blanca con su cara y el logo del partido político por el que postula a teniente alcalde por el distrito de Punta Negra.

Junto a él, compartiendo una botella de vino, están Rodolfo Carrión (‘Felpudini’) y Carlos Solano (Félix de “Al fondo hay sitio”), quienes le dicen a cada rato “Señor ráting” por los más de 50 puntos que alcanzó la serie el día en que una mujer con ‘mirada de tiburón’ le disparó a quemarropa. “Esto nunca ocurrió en la televisión peruana. Ha sido como ganar el mundial de fútbol”, dice con poca modestia. Es lo justo…

Lea la entrevista completa en el blog Entrevistas.com.