Ariel Bracamonte: "El dinero es como un arma que usas para defenderte o matar"

El hijo de la asesinada empresaria Myriam Fefer escribirá un libro en abril del 2012. Sueña con tener un hijo y poder perdonar a su hermana Eva

Ariel Bracamonte: "El dinero es como un arma que usas para defenderte o matar"

SONIA DEL ÁGUILA TORREJÓN
Redacción Online

Su nombre empezó a sonar con fuerza hace cinco años junto a un hecho trágico: el asesinato de su madre, la empresaria Myriam Fefer. Ariel Bracamonte tenía 17 años y no buscó salir del anonimato, mucho menos involucrarse en un acto judicial. La popularidad le llegó de un momento a otro y con golpes. Con la esperanza de darle un giro a su vida aceptó participar en El gran show, donde actualmente está sentenciado. Una vez que su participación culmine –asegura- buscará cumplir sus sueños: crecer como periodista, publicar un libro en abril del 2012, y en un futuro, convertirse en padre.

La gente te conoce como el hijo de Myriam Fefer y ahora como el héroe de “El gran show”. ¿Quién es realmente Ariel Bracamonte?
Es un joven periodista, comunicador, blogger, adicto al Facebook y al Twitter. Soy hijo y amigo. Soy fuerte cuando necesito serlo. Jamás seré hipócrita porque creo que un comunicador que es hipócrita no dura mucho tiempo. No voy a cambiar.

Tu ingreso a “El gran show” te trajo críticas, pero también bastante popularidad. ¿Cómo la recibes?
Es positiva esa popularidad y se lo agradezco a Gisela Valcárcel. Es maravilloso porque antes yo era conocido por un tema muy duro para mí (el asesinato de su madre), y recordarlo todo el tiempo me chocaba, como que no me dejaba seguir, ahora con este cambio siento que sí puedo seguir con mis sueños.

¿Qué sueños tienes?
Ninguno que tenga que ver con el baile, pues esto es un pasatiempo. Yo estudié periodismo en la UPC y quiero hacer una especialidad en ciencias políticas. Me fascina la política pero desde el punto de vista del periodista, nunca me metería de político, estar cerca a Chehade (Omar, segundo vicepresidente de la República) me da estupor. Quiero hacer algo serio.

Suena contradictorio, pues integras un ‘reality’ de baile que no tiene nada que ver con una carrera seria.
No hay que olvidarse que además de ser periodistas somos seres humanos. Creo que en la vida hay que aprender a darse cuenta de que somos muchas cosas a la vez y tenemos que defenderlas a cada una por igual. Cuando salga de “El gran show” me voy a enfocar a mi carrera y a escribir un libro para la editorial Mesa Redonda.

¿Se trata de un libro autobiográfico?
Se trata de una ficción. Saldrá en abril del 2012 y tendrá un personaje principal conocido. Habrá cosas inspiradas en mi vida, pero no se tocará el tema de mi madre ni de mi hermana (Eva Bracamonte). No me parece pertinente. Las heridas que me faltan sanar no me permitirían ver el tema desde un ángulo objetivo, posiblemente más adelante escriba algo.

¿Qué heridas tienes por sanar?
Son heridas que tomo como personales, pero realmente son de todos. La tragedia de mi hermana, la corrupción que hay en este país… Soy de las personas que consideran que el luto es de por vida. En este país todo está en duda, y si bien hay muchas pruebas [en el caso del asesinato de su madre] el juzgado se ha portado mal, la fiscalía en su momento se portó mal, los políticos en su momento interfirieron. El actual abogado de mi hermana [Iván Torres] me parece un asco, pues hay muchas llamadas que lo involucran en el tema de corrupción. El señor Chehade de una u otra forma se vio involucrado [Eva comentó que probablemente saldría libre porque su abogado trabajaba con Ollanta Humala. Torres es miembro del estudio de abogados de Chehade]. Eso me pareció un asco.

July Naters aseguró que se contactó con tu hermana porque le pareció interesante conocerla para alimentar un personaje de la película que está preparando. ¿Qué opinas sobre ese tema?
Creo que es un poco contradictoria y digo que “creo” para que luego no me mande cartas notariales, como ya lo hizo pidiendo rectificaciones. Es contradictoria porque ella en “Panorama” criticó a las productoras que utilizaban a las personas para ganar ráting y ahora es lo que ella está haciendo.

Leí que tenías la certeza en un 99% de que tu hermana es la autora intelectual del asesinato de tu madre. ¿Sigues pensando igual?
Así es. Qué voy a hacer. Los audios que la fiscalía pidió que se intervinieran han demostrado que existe un nexo entre el sicario (Alejandro Trujillo Ospina) y mi hermana. ¿Cómo un hijo puede estar tan ligado al asesino de su propia mamá? Para mí ella es culpable y espero que se haga justicia realmente. También espero poder perdonarla algún día.

¿Crees que Eva merece cadena perpetua?
Cadena perpetua en este país es 35 años, no es toda la vida. Yo quiero una condena justa. No más, ni menos.

¿En algún momento Eva y tú fueron además de hermanos, amigos?
Era mi mejor amiga, pero prefiero no hablar tanto de ella, no es el momento, quizás más adelante. La gente critica mucho cuando hablo de ese tema y lo hace porque lo ve desde afuera, pero si se pusiera en mi lugar, como un hijo que perdió a su mamá y que hay un asesino y autores intelectuales que no son condenados, pediría justicia igual que yo.

¿Cómo va el caso?
Es un asco, todo ha sido irregular. La jueza Choquehuanca (Nancy) actuó de forma irregular, no quiere que los medios de comunicación se enteren de lo que ocurre. A nosotros nos piden que no hablemos sobre el caso, cuando eso permite que por lo bajo ocurran actos que son ilegales. Yo no voy a dejar que la justicia de mi madre se vaya al diablo por un antojo, por favorecer a un político que no quiere verse descubierto por un acto de corrupción. ‘Sorry’ Chehade, ‘sorry’ jueza, ‘sorry’ todo el mundo.

Hay quienes aseguran que el dinero en lugar de unir familias las separa. ¿Lo crees así?
Siento que el dinero es un arma de doble filo. Yo ahora vivo sin lujos, pero bien, incluso en una época no he tenido que comer. Soy la persona indicada para hablar de ese tema porque he tenido dinero a montones y también muy escasamente. Te puede dar mucha felicidad y a la vez muchos problemas. Más impuestos, más juicios, más gente que quiere robarte, más gente interesada. También hay gente que lo utiliza con fines negativos, como corrupción, depende de los valores, de la formación, es solo un objeto, uno decide qué hacer con él, es como un arma que usas para defenderte o para matar y hacer daño.

¿Cómo cambió tu vida tras la muerte de tu madre?
Me costó superar lo que pasó. Me formé con los años una familia basada en amigos, a quienes les estoy eternamente agradecido. Tuve que ir a sicólogos y siquiatras, pero por poco tiempo porque mis amigos me lograron sacar del estrés y la tristeza en la que me encontraba. Fue todo un proceso.

¿Es cierto que fuiste tentado para conducir un programa en televisión?
Me llamaron de un programa del cinco, de “Enemigos públicos”, querían que sea el coconductor invitado, pero no acepté porque no era el momento y porque emocionalmente no me sentía preparado, ahora es diferente. Me siento más fuerte y preparado para asumir nuevos retos.

¿Te arrepientes de algo que has hecho?
Sí. Alguna vez todos nos arrepentimos de algo, eso de que no te arrepientes de algo es una frase demasiado ególatra porque todos cometemos errores y todos quisiéramos no haberlos cometido.

ORIENTACIÓN SEXUAL
¿Cuál es el recuerdo más grato que guardas de tu madre?
Son muchos recuerdos. Uno de los momentos más felices fue cuando mi madre aceptó mi orientación sexual y yo dije “genial”. Su respuesta a mi confesión fue tan educada y de madre que me demostró que me adoraba por sobre todas las cosas. Me entendió pese a que no estaba de acuerdo. Fue una gran muestra de amor.

¿También fue igual de comprensiva con tu hermana?
Mi madre nunca tuvo la seguridad de lo que era su hija, porque mi hermana siempre se lo ocultó. Mi mamá se enteró porque vio cosas raras, vio a Liliana (Castro) entrando a mi casa y dijo: “¿Esta es chico o chica?”.

¿Entre tus planes está casarte y tener hijos?
Me muero de ganas de tener un hijo. El matrimonio, no, porque eso de que un hombre se tenga que casar con otro hombre en una iglesia me parece ridículo. Primero, porque soy judío y segundo, porque no estoy de acuerdo con seguir las reglas heterosexuales. La unión civil me parece perfecta porque nos va a permitir tener los mismos derechos del resto, no dejarlos desprovistos o con necesidades.

¿Estás con pareja?
Estoy solo, con mi gato, que es mi hijo y se llama Gugo.