Beto Ortiz: “No hay que pecar de soberbio en la TV, te rebota en la cara”

El periodista dice que dejará atrás el escándalo para ponerse al frente del noticiero “Abre los ojos”, que se estrena este lunes

Beto Ortiz: “No hay que pecar de soberbio en la TV, te rebota en la cara”

ANA VALENZUELA

Al final, Beto Ortiz cuenta que rechazó en Nueva York una propuesta para realizar un documental sobre el terremoto en Haití y decidió volver a Lima para estampar su firma en Canal 2 y poner en macha el nuevo noticiero “Abre los ojos”. Ahora dice empezar una nueva etapa, lejos de la polémica, en concordia con las figuras del canal latino y sin entrar en dimes y diretes con la competencia.

¿Qué te hizo volver al formato de un noticiero matutino?
Creo que tengo que hacer lo que la gente quiere que haga, que son las entrevistas políticas. Además, quiero volver a hacer reportajes. Ahora que tengo la oportunidad de conducir un programa nuevo, ¿por qué no hacerlo?

Tu salida de Canal 2 fue accidentada. ¿Qué garantiza que ahora no pasará lo mismo?
Este matrimonio tiene que durar más. De todas maneras. Me parece que el formato, el horario, de algún modo, me han permitido hacer un trabajo eficaz; me he puesto unos límites que al final han sido buenos para los resultados. A estas alturas, no me provoca hacer locuras.

En este nuevo proyecto no estará Jessica. ¿Por qué crees que no aceptó?
No se ha dado ninguna discrepancia. Este programa está pensado para alguien que se encargue de narrar noticias, otro que realice entrevistas y un tercero para el bloque de deportes. Romina Antoniazzi aceptó ser parte del programa; en la otra silla quedaba un signo de interrogación, no estaba diseñada para Jessica. A ella no le entusiasmó lo que le conté del programa y decidió no participar.

¿No quería solo narrar noticias?
Creo que si uno pasa de hacer un programa sola a hacer un programa entre tres, es como que ahora tenía que compartir la torta. No diré que estaba esperando la respuesta de Jessica para buscar a alguien, he buscado hace rato.

¿Es cierto que, cuando llegas a un lugar, ganas buenos amigos pero también muchos enemigos?
Es una manera un poco injusta de verlo porque la gente que ha trabajado conmigo luego sale mejorada, corregida y aumentada (risas). Aldo Miyashiro no era conductor de TV, Martín Arredondo no era productor, Dany Tsukamoto no era productor, y así puedo seguir toda la tarde. Entre ser exigente y ser ‘mister simpatía’, prefiero ser exigente.

¿Qué opinas de los otros noticieros matutinos?
Competiremos con todos. Uno sale a mostrar un producto nuevo y espera que la gente te dé la preferencia. Eso es un proceso, no es que el ráting llega solo, como alguien dijo con muy poco sentido de la adivinación, porque no se cumplió. No hay que ser soberbio en la televisión porque te rebota en la cara muy rápido.

Ahora mides tus respuestas. ¿Ya no eres un periodista belicoso?
Es algo que hay que aprender en la vida. Tengo menos ganas de ser el ‘chonguero’ del salón. Si quiero entrar en una guerrita mediática y que todos los diarios de colores me pongan de portada, entonces digo una cosa muy chistosa, muy burlona y muy faltosa. Al día siguiente me contestarán, entonces tendré una primera plana, pero ya no me interesa eso. Antes la cosa farandulera y desmesurada me atraía más, como ya lo viví y me fui de cara haciendo eso, ya no me provoca volver a hacerlo.

¿Lo haces también para que tus entrevistados te tomen en serio?
Debo mantener un rol que haga que esos entrevistados vengan, no que se ahuyenten. Si voy a salir con un lanzallamas o me voy a parar de cabeza, nadie va a querer venir a mi programa.

¿Cómo te han recibido las otras figuras periodísticas del canal?
Muy bien. Tuve un almuerzo muy simpático e inimaginable con Nicolás Lúcar, Mónica Delta, Aldo Mariátegui y Eduardo Guzmán. Todos están contentos por mi llegada. Si alguien hubiera dicho que no, ese voto habría sido tomado en cuenta. No podría decir que todos votaron por mí, pero sí que las abstenciones fueron generosas.

SU VERSIÓN
Beto niega que su salida de Canal 2 fuera por Bayly
Ahora que está de regreso, Beto Ortiz quiere dejar en claro que su salida de Canal 2 en el 2010 no fue a causa de su mediática pelea con Jaime Bayly. “Todos le han atribuido a Bayly un mérito que en ese caso no era suyo, yo me fui del canal por una profunda enemistad con el gerente de esa época. Habrá sido la pelea más mediática del año, pero no tuvo que ver con mi salida”, dijo Ortiz.