"Las brujas de Salem" se estrena este viernes

Denuncias por hechicería, amores despechados e histeria colectiva. En el clásico de Arthur Miller, el miedo puede ser más poderoso que el demonio. La obra se presentará en La Plaza-ISIL

Líos de hechiceras. \'Las brujas de Salem\' se presenta este viernes en La Plaza-ISIL. Actúan: Paul Vega, Norma Martínez, Hernán Romero, Melania Urbina, entre otros.

*Por Enrique Planas* Todo es miedo, inseguridad y paranoia en Salem, un pueblo de colonos temeroso de Dios. Unas niñas han sido sorprendidas bailando por la noche en el bosque y, temerosas del castigo, han acusado a todos sus vecinos de brujería. Juan Carlos Fisher, responsable de llevar a escena “Las brujas de Salem” al teatro La Plaza-ISIL, recuerda una anécdota detrás de la escritura de este clásico contemporáneo: “Todos los textos de Miller los montaba su amigo, el director y cineasta Elia Kazan, hasta que este declaró ante la Comisión McCarthy y acusó de comunistas a muchos amigos suyos. El autor lo castigó no dándole a dirigir esta obra. Es más, el mismo día de la delación de Kazan, Miller partió a Salem a empezar su investigación”, dice. En verdad, mucho se ha escrito sobre la relación entre la opus magna de Arthur Miller y el contexto político en Estados Unidos durante los años 50, país sacudido por un anticomunismo histérico y una feroz intolerancia contra todo artista o intelectual de izquierda. Sin embargo, Fisher no elige las obras teatrales por su contenido político. “Yo me acerco de una forma más emocional que racional a las obras”, confiesa. Por ello, en el caso del drama vivido por las mujeres y los hombres de Salem, lo que sobrecogió especialmente al director es la tragedia personal de John Proctor, un hombre común, lejano al arquetipo del héroe, quien después de sufrir la culpa por su infidelidad a su esposa, buscará redimirse del pecado y obtener el perdón. “Es la historia de un hombre que busca recuperar a su mujer”, explica Fisher. Como hiciera previamente en “Muerte de un viajante”, el dramaturgo estadounidense ofrece en “Las brujas de Salem” una obra profundamente moral. “Miller siempre tuvo fuertes convicciones políticas, pero en esta obra se interesó principalmente en el drama de Proctor [...] Él también había sido infiel a su mujer, y esta conexión emocional con el personaje, junto con la coyuntura del momento, le dieron la idea para escribir la obra”, explica Fisher. Curiosamente, años después de llevarla a escena, Miller debió presentarse ante la abusiva Comisión de Actividades Antiamericanas en 1956, donde rehusó revelar los nombres de los integrantes de un círculo literario sospechoso de tener vínculos con el Partido Comunista. Más tarde, Miller señaló haberse sentido como Proctor, sometido a sordos y cínicos jueces que le exigían confesar sus tratos con el demonio y denunciar a sus satánicos cómplices. “Esa es la historia que me provocó contar, la de las emociones más que la de la denuncia política”, señala Fisher. “Aunque algunos consideran esta obra anticuada, siempre es esperanzador saber que la gente puede luchar por ideales”, dice. Para dirigir el montaje más difícil de su carrera, Fisher confía en su brillante reparto, integrado por Paul Vega, Norma Martínez, Hernán Romero, Melania Urbina, Mario Velásquez, Alfonso Santisteban, Rómulo Assereto, Gisela Ponce de León, Ricardo Velásquez, Delfina Paredes, Milena Alva, Jorge Sarmiento, Carlos Victoria, Malena Romero y un perturbador grupo de niñas bajo supuesta influencia demoníaca. Todos ellos participan en una puesta en escena rústica y casi desnuda, mientras que, por encima de ellos parece colgar, siempre vigilante, el más furioso ojo de Dios. Benditos sean en la gracia teatral. *MÁS INFORMACIÓN* *Estreno:* Vie. 2 de octubre *Lugar:* Teatro La Plaza-ISIL *Temporada:* De jueves a martes 8 p.m. Domingo 7 p.m.

Tags relacionados

espectáculos