Carlos Galdos: "No le tengo miedo a nadie"

En entrevista, el irreverente ‘showman’ habla de los sentimientos encontrados que genera en el público

Carlos Galdos: "No le tengo miedo a nadie"
Por: *Diego Pajares* Cuando no está sobre un escenario o detrás de los micrófonos de “Caídos del catre”, programa que conduce todos los días de 6 a 10 de la mañana en Studio 92, Carlos Galdos se convierte en una persona tranquila y serena. Intenta contener su sinceridad (llena de cierta dosis de irreverencia), pero no puede con su genio. Él sabe muy bien que después de hacer públicas sus opiniones pueden ocurrir dos cosas con el público: o terminan queriéndolo más o acaban odiándolo con todas sus fuerzas. Los que se encuentran dentro del primer grupo recibirán con agrado el hecho de que Galdos vuelva a presentar hoy el unipersonal “Nadie me quita lo bailado”, desde a las 8 de la noche, en el centro comercial Plaza Norte de Independencia. Los del segundo grupo pueden seguir criticándolo. A él no le importa. *¿Qué opinas de la gran cantidad de personas a las que no les agradas?* Eso siempre ha pasado. Hay gente que me debe detestar a morir y hay otros a los que les caigo muy bien. Eso a raíz de las opiniones que vierto en la radio. Por ahí de pronto empiezo a hablar de un tema que a alguien no le gustó y por lo general termina pensando que estoy contra él. En el fondo, todo eso me parece buenísimo, porque sería aburrido gustarle a todo el mundo. Sería lo peor que me podría ocurrir. A lo mejor 60 mil personas irían a ver mi show, pero todas muy aburridas. *Pero tampoco intentas caerle bien a todo el mundo…* La cara no me ayuda. Mi esposa siempre me dice: “No sabes las barbaridades que escucho de ti”. Lo que pasa es que tengo un aspecto exacerbado sobre el escenario y eso es porque doy todo. Igual que en la radio, no puedo estar tibio, no me sale. Cuando hago algo, no corre sangre por mis venas, corre fuego. Eso genera que haya gente con la que “linkeas” y también detractores. *¿Consideras que tu carácter ha contribuido a generar esas opiniones?* Mi carácter no se adecúa a lo que los medios de comunicación requieren. Muchos personajes prefieren contar la historia más triste de sus vidas y a mí eso no me gusta. A mí me provoca que hablen de mi trabajo y a lo mejor eso es poco rentable. Va a ser muy difícil que yo exponga a mis padres, esposa o a mi hija a eso. *CONTRA LOS LÍMITES* *Tu programa en la radio ha sido una trinchera desde donde has disparado opiniones de todo calibre. E incluso la ANDA te colocó luz ámbar.* Yo vivo en luz ámbar y me parece bien, entiendo que hay reglas. Ámbar no está mal. El verde no me gusta, me parece aburrido. Intento arriesgarme un poco más que los demás y el programa tiene ese código. Me da risa cuando aparece alguien que se quiere hacer el tibio. Hay cosas que no me nace decirlas de otra forma. ¿Quieren que les diga a los jóvenes “no te drogues, papito”?, eso lo dice Cedro y con poco éxito. Yo no tengo ese estilo. *Tampoco te fue bien en tu última incursión en la televisión…* “Otra maldita noche” fue bendito para mi bolsillo y también para el de la productora, pero la televisión tiene una medición global del ráting. Para mí fue una experiencia simpática porque para arriesgarte a hacer un “late night show”, primero tienes que tener un país documentado, porque estás bromeando con la actualidad. Lamentablemente, en el camino nos dimos cuenta de que no necesariamente todos estaban documentados. No digo que yo sea la “documentación andante”, pero es un hecho que los mayores niveles de audiencia se registraron en los sectores A y B. *NO ES EL "VIVO"* *¿Qué novedades tendrá “Nadie me quita lo bailado”?*Yola Polastri me acompañará. La incluyo porque el show habla de los años 80 y ella ha sido un personaje fundamental en esa época. Recuerdo que en ese tiempo tener una fiesta infantil con Yola era imposible. Era solo para los ricos. La única oportunidad era ir a la Feria del Hogar, pero cuando iba, mi vieja no quería hacer la cola que había para verla. Ahora me saco el clavo. Además, ella tiene una vena de humor adulto muy simpática, hemos preparado cosas interesantes. *En tus presentaciones en el Círculo Militar te costó ganarte a la gente. ¿Es complicado hacer reír al público peruano?* Hay unos primeros ocho minutos en los que rompo el hielo, porque quiero que estén enganchados los 120 minutos que dura el show. Lo importante es que el público entienda que no pretendo ser el vivo de la noche. Al contrario, los temas que toco nacen a partir de lo que a mí me pasa, a partir de mi experiencia perdedora. Nunca juego al vivo, porque no lo soy. *¿Hiciste algún show que no superó tus expectativas?* En realidad cada show es una puesta más ambiciosa que la anterior. Lo mío es vocación total. Trabajo desde hace ocho años en la radio, también haciendo espectáculos unipersonales. Antes he tenido muchas búsquedas, varias desacertadas, pero eso no me molesta. Hay gente que se corre, pero yo no le tengo miedo a la búsqueda. No le tengo miedo a nadie.