Conozca a "Mike", la manzana de la discordia en "Al fondo hay sitio"

Joaquín de Orbegoso da vida al personaje que ha hecho peligrar la relación entre “Fernanda” y “Joel” en la serie más vista de la TV peruana

Conozca a "Mike", la manzana de la discordia en "Al fondo hay sitio"

Hace poco más de una semana que su personaje, Mike, forma parte de la serie Al fondo hay sitio y desde entonces los comentarios de la gente no han parado de llegarle a Joaquín de Orbegoso. El motivo: su personaje es la manzana de la discordia entre Fernanda y Joel, la pareja favorita del público que sigue la popular ficción. “Me ha llegado una gran cantidad de mensajes al Facebook; me piden que por favor deje a Fernanda para que ella regrese con Joel y sean felices”, comenta.

Sin embargo, esto no lo amilana, pues Michael Miller Villavicencio cuenta con argumentos suficientes para encandilar al público que quiere mandarlo de regreso a Boston, donde conoció al personaje interpretado por Nataniel Sánchez. “Mike es un chico encantador, no es una mala persona. El detalle es que todo el mundo está muy identificado con el personaje de Erick Elera; tengo que luchar contra eso y no caer en el encasillamiento de que mi personaje es el malo”, explica el actor, de 30 años, que evidencia su entusiasmo de trabajar en la ficción que ha conseguido un promedio de 42 puntos de ráting.

TRAYECTORIA
Un pequeño rol en la telenovela “Torbellino” (1997) se convirtió en su primera experiencia en la TV. Sin embargo, en aquella época no estaba completamente decidido a hacer de la actuación una carrera. Así, se dedicó a estudiar Psicología hasta que le llegó la propuesta de Chela de Ferrari para tener un pequeño papel en la obra “Un tranvía llamado deseo”. “Antes de salir a recibir los aplausos de esta obra, supe que iba a vivir de la actuación”, señala Joaquín, quien tampoco olvida el apoyo recibido de su hermana Katia Condos. “Katia siempre confió en que me va ir bien”, añade el actor.

Si bien su participación en miniseries como “Así es la vida”, “Vírgenes de la cumbia” y “Rita y yo” le ha dejado grandes satisfacciones, el actor no puede esconder su fascinación por el teatro, en especial el que está dirigido a los niños. “Hacer un trabajo dirigido a los niños es lo que más me gratifica”, comenta Joaquín, quien pronto se despide para continuar con las grabaciones de “Al fondo hay sitio”.