“Cowboys y aliens”: el ‘western’ y la ciencia ficción se unen sin pudor

La cinta producida por Steven Spielberg se estrena este jueves en cines. El Comercio conversó con los protagonistas del filme

(Difusión)

RODRIGO BEDOYA FORNO

Vaqueros y extraterrestres. La vieja tradición del mejor cine estadounidense con la tecnología que identifica al Hollywood de hoy. Esa es la premisa de ‘Cowboys y aliens’, cinta que se estrena este jueves y que quiere mantenerse fiel al espíritu de aquellos viejos filmes que crearon toda una mitología.

Y esa mitología reposa, por ejemplo, en la serenidad de Daniel Craig, quien deja de lado la elegancia del agente James Bond para ponerse unas botas y montar caballos. “No creo que haya mucho de vaquero en Bond, porque él pelea por una causa”, explica el actor, quien recibió, junto al elenco y al director del filme, a la prensa en un hotel de Montana, EE.UU. El amplio cielo y la vegetación del lugar crean el ambiente de ‘western’ necesario. “Las historias de héroes tienen 300 años, y en ellas hacer lo correcto es lo importante. Los vaqueros son ambiguos, a veces son al mismo tiempo buenos y malos”, continúa el intérprete, quien cuenta que vio la mayor cantidad de ‘westerns’ posibles para meterse en el personaje. “Traté de absorber películas y captar el lenguaje del ‘western’ en mi cabeza lo más que pude”, confiesa.

Esa ambigüedad está presente en Jake Lonergan, el personaje que interpreta Craig. Él llega a Absolución, el pueblo donde se desarrollan los hechos, sin la menor idea de quién es, y con un misterioso aparato en el brazo. Un aparato que puede explicar por qué, de pronto, una serie de naves extraterrestres comienzan a atacar el pueblo y llevarse a sus habitantes.

Harrison Ford, quizá uno de los últimos rostros clásicos de Hollywood, interpreta a Wood-row Dolarhyde, el adinerado general que controla el pueblo. Una de las dudas que tuvo el actor para interpretar al personaje fue el título de la película. “Uno puede pensar que se trata de una comedia tonta, o que puede ser algo más interesante que eso. Hablé con el director y los productores, y me di cuenta de la ambición del proyecto”, cuenta el actor.

Detrás de cámaras está Jon Favreau, el director de las dos partes de “Iron Man”. “Al hacer esas películas, queríamos salir del género”, explica el cineasta. “Pero con ‘Cowboys y aliens’, queríamos crear una historia que le prestara atención a las películas del mismo estilo que vinieron antes que nosotros, lo que siempre ha sido una tradición en el ‘western’”, apunta.

Favreau confiesa que no tiene ningún problema en jugar con la expectativa de la gente. “A todos les gusta el título del filme, porque crea una serie de expectativas que la película cumple pero al mismo tiempo deja de lado”, explica el director, quien considera que su cinta es sobre “la redención, sobre adultos que miran su vida y creen que hay que cambiar. Eso no lo hace Hollywood hoy en día”, puntualiza.

Olivia Wilde, la reconocida Thirteen de la serie “House”, enfrentaba un gran reto: hacerse un lugar en un género en el que las mujeres no tienen un rol preponderante. “Siempre busco hacer personajes que no he hecho antes. Quiero mantener mi carrera variada en estos momentos en que me lo puedo permitir. Y eso es bueno, porque impide que la gente te encasille y, al final, te crea en cualquier papel que hagas”, señala la actriz.

Un buen reparto se une en “Cowboys y aliens”. Uno que combina la tradición con la modernidad, los rostros nuevos con los viejos. Lo justo y necesario para una película que busca mostrar lo mejor de una mitología.