Diez formas infalibles para ganar ráting en la TV

Repase algunas curiosas estrategias a las que recurren los programas de televisión por subir la sintonía

Diez formas infalibles para ganar ráting en la TV

DANIEL MEZA M.
Redacción online

Cuando los puntos caen y las cosas se empiezan a poner algo críticas, nunca es mala idea recurrir a alguna u otra triquiñuela que sepa llamar la atención de los televidentes. En las siguientes líneas, repase en “Las 10+” las más memorables y excéntricas estrategias para captar ráting que nuestra pantalla chica ha soportado:

1. Someter a retos extremos por un premio: La novedad del año. Los cortes de pelo al estilo mohicano de “El último pasajero” o la ingesta de licuados con los más variados platos de nuestra culinaria de “Habacilar”. Tanto así que la inocente propuesta de “Dame que te doy” (su débil competencia de ATV) pasó a reestructuración por bajo ráting. Eso sí, está bien que uno quiera ganarse su viaje de ‘promo’, pero no se trata de destruirse el organismo. Como diría la imitación de Kenji: tampoco, tampoco.

2. Besar en la boca a tus invitados (Jaime Bayly): Esto se convirtió en una marca registrada de “La noche es virgen” (2001) y el ráting se disparó. Ya no interesaba a quién entrevistaría ‘El Niño Terrible’, sino a quién besaría en cada programa. Por él pasaron los labios de Nancy Guerrero (y su perro), Paula Marijuán, Mariela Zanetti o Maribel Velarde, hasta los de Coco Marusix, Tongo o la misma Esmeralda Checa. No fue el único: Beto Ortiz también se la jugó dándose un pico con Magaly Medina y (años después) un ‘chape’ con Óscar Gayoso.

3. Inventar casos extremos en talk show (Laura Bozzo): Tras un paso ¿moderado? por “Intimidades” (1997), Laura finalmente se deschavó en “Laura en América” (1999). La abogada recurría a una fórmula sin pierde: casos alucinantes (después se descubriría su falsedad) donde “nivel” era un concepto ausente. “Mi marido me engañó con un travesti” o “Mi mujer me maltrata”, eran casos propicios para golpizas en el set. Eso sí: se llegó al subsuelo con la infelizmente famosa ‘lamida de axila’ en el programa “Hago todo por dinero”, el cual terminó por asquear al público.

4. Sacarse el calzón en un programa en vivo (Magaly Medina): Su hegemonía como reina del chisme y el escándalo venían en carrera ascendente, y como para afianzar su fama, a Magaly Medina no se le ocurrió mejor idea que bajarse las bragas (de color rojo oscuro) mientras bailaba al ritmo del grupo Euforia, música que sonaba por entonces (1999). El hecho fue todo un escándalo por lo deshinibido y subido de tono, y hasta surgieron versiones de que la conductora lo había hecho bajo efectos del alcohol o las drogas. Pero de algo no hay duda: fue un hito que nunca nadie repitió.

5. Mostrarse para calentar la antena (Olenka/Magaly/Gisela/Tula): Si hay alguien que realmente “calentó” la antena, esa fue Olenka Zimmerman, pionera en nuestro país en salir a conducir un programa noticioso luciendo un sexy conjunto de ropa interior, y con este sus trabajadas curvas para el deleite masculino. El resultado, divino como ella: subida de ráting, rebotes en la prensa y hasta imitaciones. Magaly no tardó en vestirse de ‘conejita’ en su programa. Antes, Gisela y Tula Rodríguez lucieron algo más, al volver a las lentejuelas en sus respectivos espacios. ¿Qué travesuras nos tendrán preparadas este año?

6. Bailes sobre agua en ‘reality’: Si el televidente se cansó de ver a los artistas bailando (y por ende, bajan las preferencias), arme una plataforma acuática y ponga lluvia para “aumentar la complejidad”. En realidad, todo es un truco para que a las bailarinas tipo Liliana Mass, Angie Jibaja o Melissa Loza se les ciñan las prendas al cuerpo y (cuándo no) el público distraiga la vista con las curvilíneas siluetas que allí se forman. Así lo cumplieron tranquilamente “El gran show” y “Amigos y rivales”, que no tardaron en mostrar sus húmedas coreografías.

7. Invitar al ex a tu programa (Gisela a Roberto Martínez): Cuando el ‘reality’ ya no es novedad y quieres darle un valor agregado, no está mal emplear algunas jugadas de Gise. La rubia tuvo estupendo éxito cuando invitó al futbolista Roberto Martínez, su ex esposo, y hasta lo hizo bailar unos pasitos ridículos para el bacilón del público. Sin mucho más que inventar, el tema Gise-Robert duró más de una temporada. Provecho.

8. Invitar al enemigo a una entrevista (Magaly/Cacho/Beto): ¿Quien quiere tener al frente a un enemigo? Solo a un conductor de TV que sabe su negocio se le ocurriría tamaña idea. ¿El motivo? Da indiscutibles resultados. Claros ejemplos son la entrevista que Magaly le hizo a Luis Corbacho, Carlos Cacho a Tula Rodríguez o el mismo a Mónica Cabrejos, quienes, previas pullas y dardos, se vieron “cara a cara” para el goce del espectador. El ráting subió como la espuma.

9. Dar lecciones de sexo en vivo (Ricardo Badani): Fue espectacular mientras duró. Sin ninguna careta, el estudioso del sexo y maestro del tantrismo probó enseñar en una sociedad por demás conservadora técnicas sobre cómo tener todo tipo de relación sexual. Lo grave fue cuando al buen Badani se le dio por presentar actores (con antifaz) en vivo practicando poses del Kamasutra mientras él los corregía o alentaba, mismo profesor Jirafales erótico. En algunos meses, pese a la gran acogida, tuvo que ser levantado.

10. Hacer pelear a voluptuosas mujeres sobre lodo: Eva María Abad y Maribel Velarde no dominaban ningún arte marcial, pero fue Beto Ortiz quien las puso a pelear a inicios de década, en uno de sus insólitos espacios de TV. El detalle era que Maribel y Eva luchaban en bikini y sobre una gran tina llena de barro. Embadurnadas, las vedettes y el periodista demostraron que para ganar puntos en la TV, se vale todo.

¿Cuál de todos estos trucos para ganar ráting te gustó más?