Éxito y fracaso de 10 franquicias que llegaron a la televisión peruana

Alguna vez fueron las telenovelas, luego las miniseries y, ahora, lo que funciona es comprar formatos exitosos. Aquí repasamos algunos de los más exitosos

Un breve repaso por la historia nos sitúa en los inicios del año 2000. El furor desatado por los ‘reality’ como “American Idol”, “Big Brother” o “Dancing With the Stars” se extiende hasta nuestro país a través de la señal de cable.

Dos personajes de nuestra televisión – Genaro Delgado Parker y Gisela Valcárcel l- se percatan del enganche de estos programas, los adaptan y los convierten, respectivamente, en “Superstar”, “La casa de Gisela” y “Baila con las estrellas”. El primero, aunque exitoso en audiencia, se gana una demanda por infringir los derechos de la propiedad intelectual y se ve obligado a camuflarse con un cambio de nombre –“Camino a la fama”- hasta desaparecer.

Los otros dos ingresan con altos niveles de ráting y se retiran por la puerta trasera entre críticas y polémicas. Aunque caracterizados en un inicio por la informalidad, estos fueron los primeros latidos de lo que hoy es una tendencia televisiva: comprar un formato y seguir el manual del éxito.

“TRATO HECHO”
En el 2005 llegó la primera franquicia televisiva a nuestro país. ATV firmó un contrato con Endemol Andino para la realización de formatos que habían funcionado con éxito en el exterior. Se realizaron entonces “Mango”, un bloque de concursos interactivos con Adriana Zubiate, y “Trato Hecho” (“Deal or no Deal”), el que podríamos considerar el precursor de este tipo de programas formulados. Aunque este espacio –conducido por Adolfo Aguilar- se despidió rápido de la televisión, fue un acercamiento importante al mundo de las franquicias.

“BAILANDO POR UN SUEÑO”
Quien rescató la idea y encontró en ella un terreno fértil y casi inexplorado fue Susana Umbert, la ex socia de Gisela Valcárcel. En el verano del 2008, habiendo firmado contrato para ingresar a Panamericana Televisión y sin tener auspiciadores o una idea en mente, la productora le escribió a Carlos Castro, director de Formatos Internacionales de Televisa, para solicitar la compra de “Bailando por un sueño”. Aunque el elevado costo de la franquicia –se dice que superó el millón de dólares- casi las desanimó, la dupla corrió el riesgo y cerró el trato. En las tres temporadas que duró el programa se recuperó con creces lo invertido.

“EL SHOW DE LOS SUEÑOS
En el 2009, Gisela Valcárcel y compañía se mudaron a América Televisión con un nuevo formato de Televisa. “El show de los sueños” fusionaba la estructura de “Bailando” y “Cantando por un sueño” y presentaba una nueva dinámica de competencia y eliminación. Aunque las modificaciones no lograron capturar al público, las correcciones hechas a tiempo por la producción peruana permitieron que este nuevo ‘reality’ se posicionara en pantallas. Solo en su primer año “El show de los sueños” generó ganancias de aproximadamente US$8 millones de dólares.

“EL ÚLTIMO PA SAJERO
Es a finales del 2010 que GV Producciones, de Gisela Valcárcel, se vincula a la compañía holandesa Endemol. Tras una negociación previa de año y medio, se acuerda la realización de la versión peruana de un ‘reality’ que había funcionado con gran éxito en Argentina y Chile: “El último pasajero”. Con un costo tan alto como el de “Bailando por un sueño”, se acordaron modificaciones en los días de emisión para aminorar gastos. El programa lideró la audiencia en su primera temporada y obligó a sus competidores en el horario a hacer cambios.

CANTA SI PUEDES
Uno de los que debió cambiar su estrategia fue Raúl Romero. Ante la popularidad de “El último pasajero”, se decidió terminar con “Habacilar” para apostar también por una franquicia. Así, en agosto del 2011 se estrenó “Canta si puedes”, una idea original de la inglesa ITV1 que se estima habría costado casi medio millón de dólares. Aunque el espacio capturó rápidamente la audiencia, se decidió ponerle punto final en diciembre del mismo de año por la disolución de la productora Target TV.

COMBATE
En junio del 2011, tras la fría recepción del programa “Dame que te doy”, Gian Piero Díaz y Renzo Schuller estrenaron “Combate”, una formato comprado a la cadena ecuatoriana RTS. Como parte del trato, llegó a Lima la brasileña Paloma Fiuza, una de las competidoras más populares de la versión original. Aunque la primera temporada de este ‘reality’ no tuvo altos niveles de audiencia, los cambios en los programas de la competencia colaboraron a que la sintonía se mude hacia ATV. Así, en estos días, el programa bordea los 15 puntos de ráting en promedio.

MASTERCHEF PERÚ
A finales del 2011 se estrenó en el Perú el primer reality de corte gastronómico. La idea original fue comprada a la BBC. Gastón Acurio se puso al frente del programa junto a Astrid Gutsche, Mitsuharu Tsumura y Renato Peralta. Aunque el espacio estuvo respaldado por una fuerte inversión publicitaria, se decidió no hacer una nueva temporada por las cifras no tan altas de audiencia.

MINUTO PARA GANAR
También en el 2011 se adquirió la franquicia de “Minute to Win It”, un programa concurso de la cadena NBC que logró buenas cifras de audiencia durante las vacaciones de verano de “El gran show”. Johanna San Miguel fue la conductora de las dos temporadas y este año se estrenará una tercera; aunque con Magdyel Ugaz en la animación y el enfoque puesto en el público adolescente.

“LA RULETA DE LA SUERTE”
Creada en 1973 en Estados Unidos, “Wheel of fortune” fue adquirida por Frecuencia Latina en el año 2011. La cadena CBS, dueña de la franquicia, entregó la “biblia” con las indicaciones para la adaptación del formato en el Perú y este se estrenó bajo esos estándares en el mes de noviembre con la conducción de Christian Rivero. Competir directamente con el fenómeno “Al fondo hay sitio” influyó en la tibia audiencia del programa, por lo que se optó por un cambio de horario. Actualmente, se emite a las 6 p.m. y se habla de una temporada más.

“DR. TV”
Y cerramos este repaso con un formato diferente. Creado por Harpo Productions, la productora de Oprah Winfrey, “The Dr. Oz Show” generó el interés de América Televisión a mediados del 2011. El comité le comentó sobre el formato a Gisela Valcárcel, quien empezó a seguirlo por la señal de cable. La conductora vio un potencial éxito en el formato y lo adquirió en la feria de contenidos Natpe. Actualmente, el programa lidera su horario con un promedio de 14 puntos de ráting.