Gerardo Privat respondió a acusaciones de racismo tras comentario en Twitter

En conversación con elcomercio.pe, diseñador habló de las críticas que recibió tras utilizar la frase “mujer que no es mala es chola” en una discusión con una bloguera

Gerardo Privat respondió a acusaciones de racismo tras comentario en Twitter

Utilizar la frase “mujer que no es mala es chola” en una discusión con la bloguera de modas Lorena Salmón le valió a Gerardo Privat sendas críticas por la connotación racista de su comentario.

El enfrentamiento verbal que se desarrolló en la red social Twitter tras una crítica poco favorable a la colección de Privat tuvo su punto más polémico en la respuesta del diseñador, quien le dijo a Salmón lo siguiente: “Niña, sé que tú nunca podrás comprar un vestido mío, menos entrar en el, ni lucirlo. Te ruego que, si no te gusta nuestra colección o el marketing te parece insoportable, simplemente no escribas sobre mi marca. Hazte a un lado de toda fabulosidad”.

En conversación con elcomercio.pe, Privat reconoció que se excedió en su respuesta; sin embargo, dijo no considerarla de tinte racista o clasista.

“Si lo analizas bien, no es racista. Yo soy un pata, soy gay, pero hablo como cualquiera de mis amigos del cole, y te lo digo así: con total franqueza. Así como hay dichos como “mujer que no jode es hombre”, en la casa Privat salió ese dicho: “mujer que no es mala es chola”. Allí no hay nada de racismo, no se trata del color de piel, se trata de dar ese toque de maldad que muchas mujeres quieren tener. Creo que hay que analizar las cosas y no tomarlas tan en serio”, declaró Privat, quien destacó la presencia de modelos peruanas en sus desfiles.

“En mi cuenta oficial de Facebook puedes ver a mujeres de todas las razas y colores. Además, ¿quién abrió mi desfile en el LIF Week? ¿No fue una morena espectacular de Ica? El 70% de modelos que yo escojo son latinas (sic), de rasgos peruanos. O sea, trabajo para ellas, amo a las mujeres. Lo que sí no puedo es amar a una persona que me insulta. Entiéndanme también, no soy de fierro. Soy Gerardo Privat la marca, pero también soy Gerardo Miguel Privat Dextre, hijo de Mary y Carlos, un chico como cualquiera, de 32 años de edad, que se siente ofendido, indignado y a veces frustrado con tantas cosas como esta”, afirmó el diseñador.

FIN DE LA DISCUSIÓN
Según narró Privat, su incomodidad con la bloguera de modas Lorena Salmón surgió tras un post en el que lo calificaba de “insoportable”. Sin embargo, dijo haber solucionado el desencuentro con una comunicación telefónica.

“Yo le pedí disculpas por el exceso. Le expliqué que entienda que, así como ella se hubiera molestado (por un comentario como ese), yo también. No soy de fierro. Me excedí en mi respuesta y le pedí que ya no escriba más sobre mí”, dijo Privat.