Hoy se cumplen cuatro décadas del Abbey Road

Han pasado cuarenta años desde el lanzamiento del famoso álbum de los cuatro grandes de Liverpool. A pesar del tiempo transcurrido, el legado de la placa permanece intacto

Hoy se cumplen cuatro décadas del Abbey Road
*Por: Francisco Melgar Wong* Podemos tomarlo como un logro de la voluntad. Antes de grabar “Abbey Road” los Beatles prácticamente habían dejado de existir. A comienzos de abril de 1969, Ringo ya había renunciado al grupo por lo menos una vez, George Harrison había tratado de no volver a cruzarse con Paul McCartney luego de las agrias peleas que tuvieron durante la grabación de “Get Back” (un disco que nunca acabaron y que luego sería editado póstumamente como “Let It Be”) y John Lennon se preparaba a grabar “Give Peace a Chance” al lado de Yoko Ono, un hecho que muchos consideran el inicio de su carrera como solista. Si alguien del grupo todavía creía en los Beatles, ese era Paul McCartney. Intuyendo la inminente disolución de la banda, el bajista se contactó con los tres miembros restantes y los convenció de grabar un disco que borrase la mala experiencia de las grabaciones de “Get Back”. Después llamó a George Martin, el productor al que habían dejado de lado luego de la grabación del “álbum blanco” y le dijo que querían volver a hacer un disco, “como en los viejos tiempos”, a pesar de que con eso se refería a solo seis meses antes —en fin, el tiempo Beatle tiene sus propias reglas—. Martin aceptó y las sesiones comenzaron en los estudios que acabarían dando nombre a la placa, que se abre con una canción de Lennon, “Come Together”, cuya aparente sencillez está firmemente anclada en una misteriosa y sugerente línea de bajo y una batería limitada a los tambores bajos y el platillo de acompañamiento. Lennon volvería a tocarla en su etapa solista, aceptando que se trataba de uno de sus temas favoritos de los Beatles. La segunda canción, “Something”, fue escrita por George Harrison, aunque en distintos momentos Michael Jackson y Frank Sinatra se refirieron a ella como una canción de Lennon y McCartney. La canción llegaría a ser “versionada” por Ray Charles, a quien George tenía en mente cuando la compuso. Otro de los mejores momentos del disco, “Here Comes the Sun”, también sería escrito por Harrison, quien empezaba a desplegar un enorme talento para la composición. El lado dos de “Abbey Road” es un tema infaltable en las conversaciones que se hacen acerca del álbum. A partir de la tercera canción de esta cara, empieza una “suite” de canciones encadenadas que llegan casi hasta el final de la placa. La idea fue de Paul McCartney, quien le pidió a George Martin crear una sola canción con retazos de varios temas inconclusos que la banda había grabado en los últimos meses. El “medley” lo integran “You Never Give Me Your Money”, “Sun King”, “Mean Mr. Mustard”, “Polythene Pam”, “She Came in Through the Bathroom Windon”, “Golden Slumbers” y finaliza con “The End”. “Abbey Road” es "muy querido por los fans de la banda":http://www.elcomercio.com.pe/noticia/325073/fans-beatles-festejan-40-anos-portada-abbey-road ya que, a pesar de las circunstancias adversas en que fue grabado, luce un sonido cálido y una feliz creatividad colectiva, como si la banda hubiese creado un momento de armonía antes de desintegrarse definitivamente. La influencia del disco puede rastrearse en distintos puntos del mapa de la cultura pop, desde el “medley” de Queen en “Bohemian Rhapsody”, hasta las parodias de la famosa fotografía de la banda cruzando la calle Abbey hechas por varios otros artistas. Sin duda alguna “Abbey Road” es un clásico de la historia del rock. Quizás siempre lo fue. Desde el día en que se editó. Cuarenta años atrás.