Joaquín de Orbegoso se convierte en villano en nueva telenovela

El otrora ‘gringo atrasador’ interpreta a “Teo” en “Corazón de fuego”, donde compartirá plató con su hermana, Katia Condos

Joaquín de Orbegoso se convierte en villano en nueva telenovela

Por Ana Valenzuela

El actor Joaquín de Orbegoso deja atrás cualquier indicio de chico bueno para interpretar a Teo Salazar, un muchacho que buscará destruir a su hermano Fernando (Tiberio Cruz) en “Corazón de fuego”, telenovela de ATV que tomará la posta de “Ana Cristina” en un par de semanas.

“Teo es medio psicópata. He tenido personajes que bordeaban el lado oscuro, pero el que ahora interpreto no tiene perdón de Dios. Teo no diferencia el bien del mal. Cuando quiere algo, busca conseguirlo sin importarle los medios”, adelanta Joaquín.

Una de las principales aliadas de Teo para llevar a cabo sus planes será su propia madre, la ambiciosa Rosaura Montenegro (Sonia Oquendo). Ambos buscarán quedarse con las tierras que Alejandra Vivanco (Natacha Klauss) heredó de su padre en Sierra Morena. En el camino, descubrirán que Fernando está perdidamente enamorado de su principal enemiga.

“No hemos crecido en una familia modelo. Teo odia a su hermano porque siente que le ha robado todo en la vida, que ha tenido todo lo que él quería. Se siente desplazado. Por ejemplo, a su hermano le dan la responsabilidad de administrar los bienes de la familia”, apunta el actor, a quien ahora vemos en la TV como Luchito en “Ana Cristina”.

Además de disfrutar al máximo su nuevo rol antagónico, Joaquín dice sentirse feliz de compartir, por primera vez en la televisión, roles con su hermana por parte de madre, la actriz Katia Condos. “Tengo la suerte de que Katia sea mi hermana. Ella siempre ha sido un referente para mí. Ahora nos divertimos mucho grabando. Hacemos de hermanos también en la historia. Todo el tiempo la mando a callar [risas]”, dice Joaquín, tras recordar que actuaron juntos en la obra teatral “Un tranvía llamado deseo”.

EN PARALELO
A pesar de la larga jornada de grabación de “Corazón de fuego”, Joaquín siempre se hace un tiempo para dedicarse a dos de sus actividades preferidas: tocar piano y correr olas. “Por ahora, he dejado la guitarra para dedicarme al piano. La música es una de las cosas más bonitas de mi vida. Es casi como una necesidad. También me encanta surfear”, señala el recordado ‘Gringo atrasador’ de “Al fondo hay sitio”, quien además tiene como tarea pendiente terminar la carrera de Psicología.

“En cuanto termine, que me falta poquito, me gustaría ejercer la psicología a través del arte”, añade presuroso Joaquín, antes de partir a las grabaciones de “Corazón de fuego” en los estudios ubicados en Barranco.