Julián Legaspi se confiesa: "La fama sí se me subió a la cabeza"

En entrevista con elcomercio.pe, el actor de ‘Ana Cristina’ también cuenta sobre sus planes de ser director de cine y TV

SONIA DEL ÁGUILA
Redacción Online

En la década de los 90 Julián Legaspi se puso de moda. Protagonizar a ‘Calígula’ en la explosiva y exitosa miniserie de Lucho Llosa “El ángel vengador” lo llevó a la cúspide de la popularidad. Despertaba pasiones y difícilmente una mujer se resistía a sus encantos. Vivió rodeado de féminas, siguió actuando, y actualmente, con 37 años encima y tras protagonizar una serie de producciones entre peruanas y extranjeras, reaparece integrando el elenco de actores de la telenovela de ATV, ‘Ana Cristina’.

Complaciente y afable. Julián enciende un cigarrillo, se acomoda en una silla y con la misma sonrisa cómplice y seductora que dio vida a ‘Calígula’, nos habla de su fugaz romance con Carla Barzotti, de sus proyectos a largo plazo en dirección de cine y TV, de su negativa a mostrar su desnudez en cámaras y a participar en los ‘reality’ de baile como “El gran show”.

“Ana Cristina” ha marcado tu retorno a la televisión peruana.
Así es. Estoy feliz porque se trata de una producción bien organizada, grabamos de lunes a viernes. A diferencia de otras producciones no necesitamos grabar los sábados y el elenco es de lujo, los actores son muy buenos. Ana Cristina a pesar de estar en un horario difícil (7:00 p.m.) tiene ráting. El canal está contento.

Siempre te hemos visto en personajes ambiciosos, sórdidos, intrigantes, libertinos, seductores. ¿Cómo es tu personaje en “Ana cristina”?
‘Andrés’ es el contador de un consorcio hotelero y uno de los dos mejores amigos del protagonista (Segundo Cernadas). Es un tipo muy ambicioso, impulsivo, temperamental. Siente una gran atracción por ‘Jimena’, el personaje que hace Carolina Cano, y también tiene un romance con ‘Lorena’, personaje de Rebeca Escribens. Es un tipo que siempre trata de sacar provecho del 2% de las acciones que tiene en la empresa. Es buen amante y las chicas lo agarran para divertirse.

Por lo general has hecho papeles de antagonista. ¿A qué atribuyes eso?
A qué, sinceramente, no tengo pinta de galán para ser protagonista. El protagonista tiene que ser un chico lindo, que tenga cara de bueno y nobleza en la mirada. A mí me han dado papeles del villano, de loco, de impulsivo y me gustan porque son más interesantes. Sufren, les pasa una serie de cosas, terminan presos, se mueren… He disfrutado de ese encasillamiento que me han dado los productores.

¿Te has sentido identificado con algún personaje? ¿Con ‘Calígula’ por ejemplo?
Generalmente no me siento identificado con mis personajes. Sentirse identificado con ‘Caligula’, un chico que robaba, que hacía pases de drogas, que estaba metido en el narcotráfico, que abusaba sexualmente de las chicas, que se metía con mujeres mayores y se peleaba con todo el mundo, es difícil. Lo que hice con ese personaje fue crearlo, construirlo… para que sea lo más real posible.

Para seguir leyendo la entrevista, haga CLIC AQUÍ.