Maju Mantilla reveló detalles de su primera semana en "Dos sapos, una reina"

Toma las críticas con calma. Descarta volver a participar en un concurso de belleza y planea tener un hijo el 2013

Maju Mantilla reveló detalles de su primera semana en "Dos sapos, una reina"

SONIA DEL ÁGUILA @soniahafid
Redacción online

Dueña de una belleza y sencillez desmesurada, María Julia Mantilla o Maju, como la llaman de cariño, inició hace más de una semana un nuevo reto en su vida: conducir su propio programa de televisión, Dos sapos, una reina. La excusa perfecta –según dice- para dejar atrás los reinados, para alcanzar nuevos sueños y demostrarse a sí misma, de qué está hecha.

Aunque el Perú la adoraba por haber conseguido el 2004 el título de Miss Mundo, su éxito televisivo no estaba asegurado. La competencia era inclemente y muchos no apostaban por ella. Sin embargo, la audiencia se inclinó a su favor. Su espacio lidera actualmente el horario de 1:00 a 2:00 p.m. Maju prefiere tomar las cifras con calma. Sabe que su faceta como conductora recién empieza. Sabe que en la televisión los reinados no existen. “Las únicas reinas son las señoras que nos ven”, destaca.

¿Cómo evalúas esta primera semana al frente del programa?
Estuve muy nerviosa, me dio estrés, pero felizmente la producción del programa me apoyó. Mis sapitos (Roger del Águila y Joselito) y mi familia me dieron confianza, me motivaron para relajarme. Estoy segura de que poco a poco aprenderé a relajarme y a estar tranquila.

Así como hubo comentarios positivos sobre tu trabajo en la conducción también hubo críticas. ¿Cómo las tomaste?
Sé que hubieron bastantes críticas. Sé que hay gente que ve el programa solo para criticar. Soy un ser un humano, no soy perfecta, cometo equivocaciones, y eso, precisamente, hace que el programa sea más entretenido.

Al principio se te notaba tímida, ahora hasta bailas y cantas.
Estoy dando lo mejor de mí. No me importa si en el camino cometo errores, solo quiero que la gente me conozca cómo soy en realidad. Quiero que el público se entretenga, que sea feliz con el programa. Lo bonito de esto (de estar en televisión) es que puedes brindarle a la gente alegría y cariño.

¿Cómo te llevas con tus sapitos: Róger del Águila y Joselito?
Muy bien. A Roger lo conocí en “Habacilar” donde estuve tres meses como modelo, a Joselito lo veía cuando visitaba los programas. Hemos hecho buena química, son sencillos, carismáticos. No son de las personas que quieren ser el centro de atención, entre todos nos ayudamos.

El público viene respaldando tu trabajo con su sintonía. ¿Cómo lo tomas?
Con tranquilidad. Agradezco la audiencia del público, voy a tratar de poner todo mi esfuerzo y mejorar. Y no quiero limitarme a hablar del ráting porque pueden pasar diferentes cosas. Soy nueva en esto, cualquier consejo que me den será bienvenido, me ayudará a mejorar y aprender.

Hace algún tiempo rechazaste una propuesta para conducir un programa. ¿Qué te animó a aceptar esta vez?
No me animaba porque viajaba bastante, me daba miedo, no sabía si me iba a ir bien. Hasta que el año pasado conversé con Mariana (Ramírez del Villar, productora del programa) y me animó. Me dijo que se trataba de un proyecto familiar, de un programa de entretenimiento, para pasarla bien.

Te acababas de casar (en enero del 2012). Asumir una responsabilidad como esta podía originarte problemas con tu esposo (Gustavo Salcedo).
Lo pensé. Creí que no iba a tener tiempo para estar con él. Lo conversamos y me dijo: “Yo te apoyo en esto, mientras tú estás en el programa, yo estoy en el trabajo; y si queremos viajar lo hacemos el fin de semana”. Me dio su respaldo.

¿Cómo harás con el programa, cuando quieras ser mamá?
No hay problema con eso porque “Dos sapos, una reina” es un programa familiar, a la gente le gustará conocer todas las etapas de mi vida.

¿Y ya piensas en tener hijos?
Quiero tener uno el próximo año, no queremos alargar el tiempo porque queremos tener dos, aunque al final, será lo que Dios quiera. No me importa si nace hombre o mujer, solo quiero que venga el próximo año y sanito.

Estando en la televisión tienes mayor exposición. ¿Sientes que tu vida ha cambiado?
Un poco. Ahora me levanto pensando en el programa y conozco la televisión por dentro, pero sigo haciendo lo mismo de siempre, sigo trabajando con mi tienda que tengo en el cono norte (Camaleónica) y mi revista. Siempre me mantengo ocupada, tratando de mejorar, de alcanzar lo que quiero y emprender un nuevo reto. Tengo bastantes sueños que quiero lograr, pero todo se dará poco a poco.

¿Qué sueños tienes?
Son proyectos empresariales que tengo con mi esposo, se trata de un proyecto turístico que más adelante podremos realizar.

¿Sigues ligada a los concursos de belleza?
Siempre estoy apoyando a las reinas. Actualmente apoyo a Tito Paz, que es el organizador. Yo feliz de apoyar a las representantes peruanas.

¿Qué opinas de los recientes certámenes que están siendo cuestionados porque la organización, y no un jurado, se encargó directamente de la elección de nuestras representantes?
Eso se ha dado este año (que la organización elige la reina), en realidad no es que sea cosa de todos los años. Normalmente los concursos son abiertos para que el público vea la elección del jurado. Esta vez se hizo una elección así porque la organizadora del Miss Mundo cambió la fecha del concurso, la adelantó, en lugar de ser en noviembre será en junio. Por eso se tuvo que elegir rápidamente a las candidatas. El próximo año será diferente.

¿Postularías a Señora Perú?
Creo que el Miss Mundo fue una bonita experiencia, fue un año de mucho trabajo, pero ya pasó. No me parece estar pidiendo reinados a cada rato.

¿Qué es lo más complicado de ser reina?
Es la gente, esa gente que tiene un pensamiento errado piensa que la reina se cree la más bonita del mundo, pero no es así. Piensa que la reina no sabe hacer nada, no tiene cerebro o se cree lo máximo o tratan de buscarle el defectito. Al principio esto te choca, luego te resbala.

Habiendo sido la mujer más linda del mundo en el 2004, ¿existe alguna parte de tu cuerpo de la que no te sientes satisfecha?
No fui, me eligieron como la mejor representante. De chiquita no me gustaban mis piernas porque eran demasiado flaquitas, parecían una tripita, mis amigos me molestaban porque era bien flaquita, pero cuando empecé a hacer atletismo y a ir al gimnasio engordaron un poco.

¿Cuán importante es el aspecto físico en la vida de una mujer?
Todas las mujeres son bellas, pero tenemos que aprender a cuidar nuestra imagen porque te ayuda a mejorar tu autoestima. Influye mucho en la personalidad. Creo que sin ser obsesivo es bueno arreglarse. Hay que ser ordenado.

Tuviste un fugaz ingreso en “Corazón de fuego”. ¿Te veremos actuando en alguna otra producción?
Puede ser en algún momento, un papel muy cortito, igual la actuación te ayuda a desenvolverte. Es favorable.