Manuel Miranda lanza nueva producción musical

Exitoso artista confía en que “Horizontes” le dará grandes satisfacciones, pese a que su estilo no es tan comercial en nuestro país

Manuel Miranda lanza nueva producción musical
*Por Raúl Alarcón S* En el piso diecisiete de un edificio miraflorino se encuentra el estudio de grabación de Manuel Miranda. En la habitación de un solo ambiente lo primero que llama la atención son un sinnúmero de instrumentos de viento de todos los tamaños, formas y colores que uno pueda imaginar: desde pequeños silbatos de la cultura Nasca, hasta flautas irlandesas, chinas y americanas con las que Manuel, luego de inspirarse en historias, mitos y leyendas prehispánicas, construye temas que nos trasladan a un universo mágico y nos remite a diversos espacios y tiempos de nuestra cultura ancestral y contemporánea. *¿Cómo fueron tus primeros contactos con la música?* Fueron de muy niño. Mi padre y sus hermanos eran fanáticos de la música y en las reuniones familiares él tocaba el órgano, mis tías cantaban y se armaba la jarana. Mi papá siempre nos decía que a él le hubiera encantado ser músico y siempre llevaba a la casa discos de bossa nova, jazz y recuerdo que un día se apareció con el disco blanco de los Beatles que a mis hermanos y a mí nos fascinó. *Eso quiere decir que ya de niño tenías clara tu vocación.* En eso influyeron mucho mis hermanos mayores: Víctor y Miguel. El primero es compositor y el segundo que es conocido como “Bam Bam” es un percusionista muy respetado en Argentina. Yo los miraba ensayar de niño y así me empecé a internar en este mundo. Recuerdo que empecé tocando la guitarra… *¿Y cómo cambias a los instrumentos de viento?* Fue por influencia de los músicos de Jethro Tull, un grupo que fusionaba rock con flauta y música británica que me gustaba mucho. También por los Beatles y sus últimos discos en los que incorporaron una gran variedad de estilos que me abrieron mucho la mente y que a la larga me llevaron a seguir este camino de la fusión. *¿Tu formación en el Conservatorio Nacional de Música fue básicamente en flauta?* Yo aprendí a tocar la quena a los doce años de manera autodidacta y cuando ingreso a estudiar flauta al conservatorio descubro a Charlie Parker y el saxo. Recuerdo que mi maestro César Vivanco se jalaba los pelos porque me decía que con el saxo se iba a perder mi tonalidad pero no le hice caso porque siempre he creído que uno debe guiarse por el instinto y a mí siempre me ha gustado la diversidad. Por esos años también descubrí la música clásica, latinoamericana y andina. No pude ser solamente flautista y por eso siempre digo que soy un polígamo musical, ya que toco una gran variedad de instrumentos de diversos países y culturas. *¿Cuántos instrumentos de viento dominas?* No domino ninguno, hace tiempo abandoné el sueño de ser un virtuoso del instrumento y lo que hago es utilizarlos por su timbre, escalas, tipos de sonoridad y el área cultural de donde vienen. Yo hago lo que puedo con cada uno de ellos y ese es mi vacilón: descubrir sonidos e incorporarlos a mi música, ver sus posibilidades y aplicarlos a mi propuesta. *RECORRIDO MUSICAL* *Al terminar tus estudios viajas a Argentina y te integras al cuarteto de Lito Vitale…* Todo fue de manera casual porque en 1986 viajo a Buenos Aires a visitar a mi hermano “Bam Bam” que ya residía por allá y coincidió con que Lito estaba buscando gente nueva para un proyecto y quería a alguien que tocara vientos. El guitarrista Lucho González, amigo de mi hermano, me recomendó y así empecé a trabajar con Lito. Con él hacíamos mucha fusión con elementos de tango y “world music”. Me quedé en el cuarteto por espacio de diez años y viajamos mucho, sobretodo a países de Europa. *Regresas al Perú en el 98 e inicias un proyecto propio.* Lito Vitale quería iniciar otro proyecto y coincidió con la relación que por ese entonces tenía con la que hoy es mi esposa y regresé. En el 97 grabé en Argentina mi primer disco “Asociación libre” y me di cuenta de que era el momento de regresar porque aquí es donde puedo nutrirme y tener un espacio para mi propuesta. *¿Cómo describirías tu trabajo?* Lo mío es la fusión. Una muy amplia en la que puedo mezclar instrumentos de la India con quenas peruanas, celtas o chinas. De alguna manera mi música es un compendio de todo lo que he aprendido y de ahí viene la diversidad que caracteriza mi trabajo. Si escuchas mis discos parecen compilaciones y eso a veces desconcierta al público pero siempre he dicho que uno debe hacer las cosas como uno quiere y que no podemos negar lo que somos. * Tus temas están basados en historias prehispánicas, ¿investigas mucho antes de componerlos?* Yo no soy un investigador sino un curioso porque meto mis narices en las cosas que me parecen interesantes y las aplico de una forma muy directa. He investigado el Perú prehispánico porque siempre me ha gustado la historia y de no haber sido músico habría estudiado antropología o semiótica, ya que ambas tratan de entender de una u otra manera al hombre. *También tomas como referencia muchos mitos y leyendas como el de Naylamp o “La rebelión de los objetos”.* La música siempre ha estado presente en la religiosidad porque manifiesta lo espiritual, la conexión con lo invisible. De alguna manera te acerca a la divinidad y lo que yo hago es visualizar una escena y de ahí encontrar el instrumento de viento que lo puede acompañar: en el primero me he basado mucho en gráficas de mantos Chancay que indican que Naylamp (El hombre pájaro) llegó con una corte y reorganizó a la sociedad. En el segundo me baso en gráficas de ceramios Moche que te cuentan la historia en una secuencia que para mí es increíble. Al verlas uno diría que son predecesores de los cómics. *Tu propuesta te ha llevado a trabajar, entre otros, con Mario Vargas Llosa, quien tuvo excelentes comentarios acerca de tu trabajo.* Sí, lo conocí a través de Iguana Producciones, ya que trabajé en un proyecto con Roxana Valdivieso (esposa de Lucho Llosa). Tuve la suerte de trabajar con MVLL y con Vanessa Saba musicalizando la obra “La verdad de las mentiras” con la que hicimos una temporada aquí y luego viajamos a Chile. Mario es un caballero, una persona muy culta con quien se puede conversar acerca de música, literatura, arte… También he tenido la suerte de trabajar con grupos y músicos de la talla de Dave Valentin Group, Stanley Jordan, Hermeto Pascoal, Arthur Moreira Lima, Armandinho, Spok Frevo Orquesta, Frank Gambale trío, Ramiro Musotto, Trío Fattoruso, Lito Vitale, entre otros. *¿Cómo haces para difundir un estilo de música que no es tan comercial en nuestro país?* Como se pueda. Es la única forma. Tratar de tocar en la mayor cantidad de lugares posibles y tener mucho cuidado para que los shows tengan un buen nivel. Por lo demás, yo mismo produzco mis discos y. gracias a la tecnología, hoy puedes lograr sacar al mercado un producto de calidad con los elementos básicos. Esto tiene la ventaja de que no luchas con la premura del tiempo y que puedes tardarte el tiempo que creas necesario para lograr lo que quieres transmitir. *Cuéntanos un poco acerca del repertorio del show de esta noche.* En la primera parte tocaremos los temas de mi último disco “Brujos voladores” y en la segunda pasaremos a los otros discos en un recorrido cronológico que irá desde lo antiguo hasta el Perú contemporáneo en donde habrá festejos, marinera fusionada con rock. Habrá una multimedia que acompañará el espectáculo con videos en donde se verán las imágenes que inspiraron los temas. * ¿Ya tienes pensado tu próximo proyecto?* Sí, el disco se llamará “Horizontes” y es una visión histórica y espacial de lo que han sido las migraciones, los encuentros de culturas y las fusiones que se han dado a lo largo de los siglos en el mundo. Es un proyecto que ya vengo trabajando.