Maricarmen Marín: “No soy para nada sexy”

La actriz y cantante acaba de lanzar su tercer disco solista y retomará el próximo lunes las grabaciones de la segunda temporada de ‘Yo no me llamo Natacha’

ALICIA TORRES VILLAVICENCIO.

La acogida de la frase: “Me llamo Natasha, con s, con estilo” entre sus miles de seguidores de la serie ”Yo no me llamo Natacha” ha sido motivo más que suficiente para Maricarmen Marín lance su tercera producción como solista bajo el título: “Maricarmen con estilo”. Aunque la artista asegura que su centro de gravedad es la música, su carrera está muy ligada a la pantalla chica.

Tus canciones suenan en la banda sonora de “Al fondo hay sitio”
En estos últimos tiempos han entrado primero a AFHS y después suenan en las radios. En la serie hay muy buena onda con los cumbiamberos porque nos permiten cantar sus canciones. Yo tengo temas como “Yo quiero más”, “Yo feliz contigo”, “Bésame”… También “Natacha”, de la serie “Yo no me llamo Natacha”.

El lanzamiento de este CD coincide con el inicio de grabaciones de la segunda parte de “Natacha”…
Arrancamos este lunes. Michelle Alexander ha sido buena conmigo, me ha dado esta semana para presentar el CD. No me ha querido contar nada de la serie porque dice que yo lo cuento todo.

¿Pero ya has leído los guiones?
Los tres primeros capítulos, en los que se ve a Natacha en su hogar. Ella sigue igual de picosa y picante que en la primera temporada.

¿En la primera parte de Natacha tuviste la oportunidad de cantar?
Natacha canta horrible, de repente pueda proponerle a Michelle que mejore su canto. Ahora que entra Christian Domínguez, sería genial.

¿Después de “Peloteros” te llegó otra propuesta para hacer cine?
Ninguna. Lo que sí, ahora tengo el programa radial “Muévete” en La Mega. Entré por un mes y ya llevo ocho; y acabo de firmar por un año más. Desde el 19 de setiembre estaremos de 10 a.m. a 1 p.m.

¿Incursionaste también en la animación televisa?
A los 20 años tuve el programa “Al ritmo de Maricarmen” [Canal 13]; y hace cinco años, uno en el 5, pero cuando eres joven la gente no te cree mucho. Con las cosas buenas que han pasado en mi carrera, espero poder hacer algo grande en la TV. He tenido propuestas, pero voy con la cabeza fría para ver qué es lo que realmente quiero hacer.

¿Y, qué quieres hacer?
Seguir con mi música. Me me gustaría tener un programa muy ambicioso de cumbia.

Si debes elegir entre la actuación y la música, ¿con qué te quedas?
Hasta ahora he podido dividirme entre las dos cosas, pero no dejaría la música por nada.

¿Has estudiado actuación?
Soy una empírica total. Me matriculé por tres año en el taller de Bruno Odar, pero fui uno, por mis viajes. Espero tomar clases pronto.

Como actriz, ¿eres un descubrimiento de Michelle Alexander?
Soy un descubrimiento de Ricky Tosso, de cuando él tenía “Teatro desde el teatro” y me invitó para un papel. Casi no salgo, porque me moría de miedo. Él me dijo: “Maricarmen, yo sé que esto va a ser un camino importante para ti, hazlo”, y salí. Después me llamaron para la película “Vírgenes de la cumbia” I y II. Salió “Chapulín el dulce”, “Natacha” y más cositas. No tengo la técnica de una actriz profesional, pero he tenido la suerte de trabajar con profesionales que me ayudan. En la racha de series, Michelle y Susana Bamonde me dieron la oportunidad.

Si no tienes técnica, ¿cómo haces para construir tus personajes?
Me agarro mucho del director y cuando te involucras con el personaje, las cosas fluyen. Además, me permiten improvisar. Soy una chica de barrio. De Palao, que es mi distrito [en San Martín de Porres]; he chapado mil jergas para hacer más rico al personaje de Natacha.

¿Admiras a algún cantante?
Me encanta Tania Libertad, he crecido con sus canciones. Mi familia es del norte y siempre la escuchaban. Hace poco fui a un concierto suyo y me pareció genial. Los extranjeros me parecen maravillosos, sus introducciones, sus cambios de vestuario, tipo Beyoncé u Olga Tañón.

¿Hay alguna a la que sigas para ver vestuarios y coreografías?
No, pero ya no estoy usando los vestiditos con lentejuelas y plumitas que llevaba antes, característicos de la cumbia. Ahora uso puras telas locas, estampadas. Entonces, cuando he ido a algún programa me han dicho: “estás a lo Lady Gaga” porque estoy con los hombros en punta, con enterizos o pantalones y chaquetas. Ya no estoy tan sensual como antes y me siento más cómoda porque soy de estar en zapatillas, jean y polo. El ponerme los vestuarios supersexys era como entrar en un personaje. Ahora, soy más yo.

¿No te sientes sexy?
No soy sexy para nada. Soy bien ‘tacuchona’ y la ropa, de repente, me queda en el punto que a los peruanos les gusta, pero de sentirme la mujer fatal, no. Soy bien Natacha de verdad.

¿A tus 28 años ya has pensado en casarte, en tener hijos?
Me gustaría casarme, tener mi familia, pero es difícil porque siento que estoy en el mejor momento de mi carrera y tengo que aprovecharlo, porque trabajé muchos años justo para esto: el éxito de “Natacha”, mi éxito en la radio.

Se especula mucho sobre si retomaste o no tu romance con Juan Carlos Fernández…
En algún momento de mi vida trabajé mucho y mi trabajo no fue enfocado como yo quería por hablar de mi vida privada… Ahorita, intento proteger ese lado que es tan bonito para mí. Si bien hemos hecho un buen equipo de trabajo, entre nosotros solo queda el buen equipo que somos y estoy muy tranquila así.