Maricarmen Marín: “Podría comer chifa todos los días”

Pese a tener una “buena sazón”, la ‘Natacha’ más popular del momento dijo a elcomercio.pe que cocinar le estresa

Maricarmen Marín: “Podría comer chifa todos los días”

MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ
Redacción Online

En “Yo no me llamo Natacha” Maricarmen Marín es una hábil empleada del hogar que cocina como los dioses. Fuera de la ficción, la actriz y cantante dice que también tiene una buena sazón, aunque confiesa que meterse en la preparación de un plato la estresa mucho, por eso muchas veces prefiere alejarse las hornillas.

“Cocino buenazo, mucha gente me ha dicho que tengo una buena sazón, pero los primeros días en la cocina me estresaban mucho, tenía que estar pendiente de todo y perdía mucho tiempo”, contó Maricarmen, quien hace poco se acaba de mudar sola a un departamento.

La protagonista de la exitosa serie de América Televisión dice que, ahora ya “agarró viada”, los platos que mejor le salen son el tallarín saltado, el arroz con pollo y la caigua rellena.

“Por las grabaciones y los eventos no tengo mucho tiempo para cocinar y prefiero salir a comer a la calle. Eso sí, de vez en cuando me preparo un caldo de gallina que me sale buenazo. Esa es mi especialidad”, comento.

EL CHIFA ES LA VOZ
Maricarmen tiene una debilidad por la comida china. El chifa le encanta y, además, dice que es rápido de pedir y de comer. “A la semana debo comer una o dos vez chifa y no tendría problemas en hacerlo todos los días. Es riquísimo. El arroz chaufa, los tallarines, la sopa… En sí, todos los platos son buenazos”.

“Una vez a la semana me provoca comer anticuchos ”, dice la cantante que en cuestión de comida no se priva de nada. “Me gustan casi todos los platos, puedo comer de todo, menos el concentrado de cangrejo. Eso no lo puedo probar”.

DULCERA
Los dulces y los postres también tienen un lugar especial en los gustos de Maricarmen Marín. “Soy dulcera al máximo, pero si hay un postre que me encanta es la crema volteada. Desde chiquita me gustó y hasta ahora es mi preferido”, dice.

Los helados también son infaltables en su refrigerador. “En mi nevera siempre hay helados, así sea verano o invierno tiene que haber un pote que lo como de a pocos. ¿Mi sabor favorito? Todos, pero en especial el de vainilla”.