Mathías Brivio: "Debí haber sido 'stripper' en otra vida"

El conductor de Hola a todos dice que el día de su boda también se desnudó frente a sus invitados. Quiere conducir un programa nocturno

SONIA DEL ÁGUILA
Redacción Online

Mathías Brivio es dueño de un gran sentido del humor y de una envidiable vitalidad, que no pasan desapercidos en Hola a todos, programa que conduce junto a Karina Rivera en ATV. El desnudo que protagonizó durante su viaje a Argentina lo puso en la palestra, incrementó su popularidad, además del deseo de seguir quitándose la ropa en público. “Debí haber sido stripper en otra vida”, dice. Pero todo no es locura en la vida del periodista y conductor de TV, la cordura le aflora cuando habla de sus dos hijas y de sus proyectos televisivos, como el tener un programa nocturno en el que pueda hablar y hacer de todo sin censuras. ¿Un nuevo desnudo? No lo descarta.

Antes de ser conductor estuviste en una serie de programas periodísticos.
Así es. A fines de 1998 ingresé como practicante a Canal 4. Ingresé al noticiero de la noche, que en ese entonces salía a las 8:00 p.m., y era conducido por Pablo Cateriano y Claudia Doig. Luego Roberto Reátegui me pasó la voz para entrar a “Primera Edición”, que en ese tiempo lo conducían Federico Salazar y Sol Carreño. Empecé a hacer los enlaces en vivo para “Primera edición” y a la vez estaba en el noticiero, pero todo como practicante. Luego Umberto Jara que conducía el tan criticado “Hora 20”, me dice para hacer un reportaje. Lo hice, pero lamentablemente no salió.

¿Qué reportaje era?
Sobre Edwin Sierra. Canal 4 iba a sacar un programa de “La Fuana”, entonces entrevisté a Edwin. La entrevista no salió en “Hora 20”, pero sí en “Tiempo nuevo”, programa de Nicolás Lúcar que duró poco por lo que pasó con Valentín Paniagua.

¿Cómo das el salto del periodismo a la conducción de un magacín?
Canal 4 creó un programa con Fiorella Rodríguez y conmigo: “América Hoy”, luego entré a “Utilísima”. Ese programa duró 7 meses. Pese a haber estado alejado del periodismo, Mauricio Aguirre tuvo la deferencia de llamarme, arriesgó por mí, y fue así que me convertí en uno de los fundadores de “Cuarto Poder”. Después vino “Día D” y actualmente “Hola a todos”.

En “Hola todos” te vemos mucho más divertido e irreverente. ¿Extrañas hacer reportajes?
A Dios gracias este año en “Día D” he hecho varios reportajes, cuando se trata de viajar me gusta. Hace algún tiempo entrevisté en el Congo al loco Lalo Mercado. Anecdóticamente, antes le tenía fobia a los aviones, con el tiempo aprendí a enfrentarlo. Ahora le tengo un poquito de miedo, pero no como antes.

¿Te sientes cómodo conduciendo un magacín matutino?
Me gusta porque puedo soltarme, demostrar que soy auténtico y divertido, pese a que por el horario me aguanto algunas cosas.

¿Te atreverías a cambiar de horario en la TV?
Me gustaría un programa de noche para ser más yo, y poder soltar mis cosas. ¿Salir desnudo? No sé si salir desnudo, pero podría hablar en doble sentido, como es mi personalidad. En la mañana me mido. Me gustaría algo con entrevistas y coyuntura. Ojalá que en algún momento pueda darse.

¿Qué te llevó a desnudarte en Argentina frente a un grupo de chilenos?
No era la primera vez que me calateaba. En el estudio ya lo había hecho, mi personalidad es así, y no es que todo el tiempo esté calato. En mi matrimonio hice lo mismo, me calateé y me tiré a la piscina delante de todos los invitados, luego la tiré a mi esposa con vestido. Varias veces en borrachera se me ocurre calatearme.

¿En Argentina, sabías que te estaban grabando?
Nunca imaginé que me estaban grabando, nunca imaginé que iba a salir por señal abierta. El viaje a Argentina no fue por chamba, fue por diversión (fue a ver la Copa América); estábamos celebrando el triunfo de Perú contra México y ahí, en Mendoza, el 98 por ciento era chileno, el resto uruguayo, mexicano y peruano. No tengo nada contra los chilenos, pero ya estaba harto de ver tanto chileno, me había tomado mis tragos y me calatee. Debí haber sido stripper en otra vida.

¿Qué te dijo tu esposa?
Cuando supo que iba a salir el video por “Amor, amor, amor”, me dijo para verlo juntos, mi miedo era que yo calato me hubiese apoyado en una chica para bajarme de la silla. Me acordaba de la escena, pero no de quién estaba a mi alrededor, no me acordaba si a mi costado estaba una chica o no.

¿Te has arrepentido de algo que has hecho?
Probablemente sí, pero no me acuerdo, peor nada grave. Cuando era chiquito a mi hermano le regalaron un microscopio y yo de loco me corté el brazo con un cuchillo para poner mi sangre en el microscopio, al final no pudimos ver nada porque el aparato era de juguete (risas).

¿Qué trabajo periodístico que hiciste te marcó?
Uno que hice a un pueblito que se llama Condoroma en la frontera de Puno, Arequipa y Cusco. Fuimos para allá por el tema del friaje, era un pueblo abandonado donde casi se muere una niña. Era terrible, por suerte conseguimos donaciones, una empresa hizo una colecta en el Perú y en el extranjero, conseguimos recolectar 18 toneladas de ropa, y una ambulancia. Le dimos a esa gente otra calidad de vida. El periodismo nos da la oportunidad de estar en las realidades más glamorosas y en las más pobres.

¿Qué tema no tratarías en periodismo?
Nada que tenga que ver con favores políticos. Entré al periodismo en una época complicada, en la de de Alberto Fujimori y he visto que colegas sí hacían favores políticos. Respeto a cada uno, pero no comparto esa forma de trabajar. Gracias a Dios encontré mi nicho por otro lado. La política es bastante sucia en muchos sentidos. Muchas veces la gente te quiere dar plata en gratitud por una nota. Nunca he recibido dinero por hacer algo que forma parte de mi trabajo, otros colegas, en cambio, sí lo hacen y hasta dan factura (risas).

¿Qué opinas de la polémica entrevista que “Enemigos públicos” hizo a ‘Cholo Payet’?
A mí no me pareció mal, hubo un conflicto de intereses lógicamente. Creo que era una opinión (la del barrista) que todo el mundo quiso escuchar. Por ejemplo, entrevistar a Abimael Guzmán o a Víctor Polay Campos, por más que sea gente criticada, es interesante.

¿A qué personaje te gustaría entrevistar?
A Fidel Castro, me parece un personaje polémico, súper criticado y un dictador autoritario. Sin embargo, imagino que tiene tanto para contar. Estados Unidos lo ha querido matar, nadie sabe dónde vive, es un personaje súper interesante para entrevistar.

Leí que de niño eras bastante tímido, totalmente diferente a lo que eres ahora.
Es cierto, era tímido porque estudié en el Carmelitas y teníamos a las monjas, las famosas ‘sisters’, cuidándonos todo el tiempo. Cuando pasé a secundaria la cosa cambió, solo había dos curas, entonces me volví el más gracioso y bromista del aula. Me decían bufón, era el payaso de la clase, también el más chiquito, luego crecí, pero tampoco es que me volví Margarito, pero crecí algo.

¿De adolescente, como eras?
Un pajero (risas). Era payaso, siempre bromeaba. ¿Si consumía drogas? He probado drogas, pero las dejé cuando nació mi hija mayor. Desde entonces no consumo ningún tipo de droga, solo alcohol, que es una droga social, pero de las otras drogas no.

En el programa siempre se te ve coqueteando con las chicas. ¿Realmente eres así?
Siempre he sido coquetón, me encantan las mujeres y se nota en el programa, pero no me considero mujeriego, me gusta disfrutar de la vida. Cuando he tenido la oportunidad de disfrutar de mi soltería la he disfrutado bien.

¿Cómo conociste a tu esposa?
La conocí por chamba, justo cuando me fui a Miami, ella estaba allá. Yo pensaba que era gringa, y pensé tener con ella un ‘choque y fuga’. Le pregunté de dónde era y resultó ser peruana, entonces la seguí ‘gileando’ y nos enamoramos.

Ella es tu segundo compromiso. ¿Cómo te llevas con la mamá de tu hija mayor?
Todos nos llevamos muy bien, pasamos Navidad juntos. El próximo año nos vamos a ir de viaje todos juntos. Tenemos una buena relación. ¿Cómo la conseguí? Es complicado, pero entendimos que tenemos una hija y que por el bien de ella estaremos unidos siempre. Mis dos hijas, Julieta y Tiziana siempre dicen que tenemos que vivir todos juntos.

¿Es verdad que Karina Rivera, tu actual compañera de “Hola a todos” se va a Canal 4?
Nada que ver. Eso es mentira.

Debutaste actuando en “Ana Cristina”. ¿Tienes pensado seguir interpretando otros personajes?
Mi personaje fue pequeño, pero me gustó, fue divertido. Así que Hoppe (Rodolfo) aquí me tienes para cualquier otra producción.

¿Piensas volver a tentar suerte en la política?
No hay forma. Cuando quise ser teniente alcalde de Barranco, fue porque quería convertir a Barranco en un mejor sitio, en un lugar más cultural, pero la campaña es muy fuerte, eso de ir de casa en casa y regalar cosas, no va conmigo.