Olenka Zimmermann, a sus 43 años, vuelve a posar desnuda para calendario

Actriz y presentadora de TV recrea en esta nueva producción icónicas fotos de la moda y el cine

Han pasado 16 años desde que la siempre bella Olenka Zimmermann decidiera presentarse al mundo, sencilla y en la más pura de sus formas, en un célebre calendario de desnudos que se impregnó en las retinas de una generación. Ese que todos colocamos en la pared y luego nadie quiso bajar. El almanaque en cuestión fue un éxito. Agotó en tiempo récord su tiraje de 10 mil en ese verano inolvidable. Pero ni por esas Olenka se convenció de repetir el plato. Cuenta que la idea no le convenció. Estaba en otras cosas, otros proyectos y que el formato calendario, en general, se fue degradando en lugar de enriquecerse por otros proyectos improvisados. “Ya no había arte”, dice.

Las cosas han cambiado, por fortuna, y este 2013 nos recibe con la grata sorpresa de un nuevo almanaque suyo (Ver las fotos). Para el primero contaba con 26 años. Hoy día tiene 43. Pero basta ver estas espectaculares fotos para notar que es como si no hubiera pasado el tiempo. Asombroso. “Mi cuerpo está igual que cuando empecé a modelar a los 16. Es de familia. Genéticamente tengo esta… gracia”, dice como quien busca una palabra más o menos reconciliada con la modestia. Pero no miente. No se priva de comer nada y hace más de tres años que no pisa un gimnasio. Lo suyo, queda claro, es maravilla de la naturaleza y envidia de muchas, más aún.

“Lo que está de moda, lo más inn ahorita en el mundo, es el desnudo”, cuenta Olenka desde su bonito departamento, en Miraflores. Para probar su afirmación, enseña una pila de revistas de moda europeas, todas con cuerpos excelsos y desabrigados como los de Kate Moss, Naomi Cambpell o Natasha Polevshchikova. “Incluso en Vogue, que es una revista cuyo negocio es vender ropa, ponen modelos totalmente desnudas, que solo llevan accesorios. Esta es la nueva tendencia. Lo que se busca ahora es rescatar el romanticismo clásico. Los griegos no le tenían miedo al desnudo porque la cosa no era buscar morbo sino la belleza del cuerpo”, afirma.

Para ver la nota completa accede a la edición impresa de “Somos” (pág. 62)”:http://elcomercio.quioscodigital.pe/?ref=ecb