Perfectos imperfectos: los antihéroes más queridos de la televisión

Tras el fin de “Dr. House”, celebremos a los que se ganaron nuestro corazón a punta de mostrar sus defectos

Perfectos imperfectos: los antihéroes más queridos de la televisión

MARÍA PÍA BARRIENTOS @pia_barrientos
Redacción online

No es un ave, ni es un avión. No lleva capa, ni embute un cuerpo perfecto en una ajustada malla azul acero. Su nombre obviamente no es Supermán y tampoco tiene superpoderes. Su principal arma de ataque puede ser la estupidez y su identidad secreta tal vez sea la de un asesino en serie. Nos gustan por humanizados y quizás porque, aunque cueste aceptarlo, en algún punto nos es más fácil sentirnos identificados. Aquí los personajes protagónicos que cambiaron la norma, rompieron el molde y nos enseñaron que muchas veces en las fallas está el gusto.

DOCTOR NO
Este lunes ‘Dr. House’ dijo adiós, en la televisión estadounidense, tras ocho temporadas al aire. Por él hoy celebramos a los imperfectos. Su nombre es Gregory House y su inteligencia no tiene límites, aunque su aparente odio por la raza humana tampoco. Este doctor que cojea y vive diciéndole al mundo sus verdades es prácticamente un misántropo, además de un adicto a los fármacos. Pero aunque grite a los cuatro vientos que no le importan sus pacientes, se la pasa salvando vidas. Lo adoramos por contradictorio y complejo.

SIMPLEMENTE HOMERO
Su coeficiente intelectual seguramente es menor que el de su perro. Su prominente barriga probablemente impide que se vea los pies y una de sus principales habilidades es la de ahorcar a su pequeño hijo. Sin embargo, y a pesar de que es prácticamente un alcohólico, un padre negligente y un marido muchas veces deficiente, Homero Simpson tiene uno de los poderes más increíbles de todos: la capacidad de hacernos reír siempre (y desde hace más de dos décadas).

AMARGA VENGADORA
Es bella y tiene un rostro angelical adornado por unos perfectos rizos hidratados. Pero no se deje engañar. Esta muchachita puede ser una villana implacable y aunque no lleve máscara, sí que tiene una doble identidad. Su nombre es ‘Amanda Clarke’. Se hace pasar ‘Emily Thorne’ y desde hace una temporada hace vibrar a millones en ‘Revenge’. Pueden condenarla por vengativa: su única misión en esta vida es acabar con todos los que destruyeron a su padre y es capaz de todo por lograr su cometido. Pero también la aplaudimos por luchadora y por dejarnos siempre en suspenso.

ASESINO DE SERIE
Él mismo se califica como un “monstruo”. Afirma no sentir nada por nadie. Su máximo placer no es el sexo, la comida o la bebida. Dexter goza asesinando a los despreciables. Además, esconde del mundo su sangrienta afición y en las mañanas se desempeña como el más perspicaz de los forenses, desentrañando así los más oscuros crímenes.

EL CÍNICO FAVORITO
Vago, cínico, irresponsable, mujeriego y demencialmente egocentrista. Sin embargo, aunque al describirlo suene como un ser despreciable, ‘Charlie Harper’ (o tal vez la versión televisada de Charlie Sheen) consiguió plasmar una huella que se asume imborrable en la televisión y convertir a ‘Two and a Half Men’ en el ‘sitcom’ más visto de su época. ¿Una muestra de su grandeza? Ni la embestida de un enorme tren, ni un guapo reemplazo (Ashton Kutcher) consiguió que lo enterremos en el olvido.

TORPE JUSTICIERO
“Más ágil que una tortuga, más fuerte que un ratón, más noble que una lechuga… su escudo es un corazón”. Es el Chapulín Colorado. El héroe más torpe de todos. La mexicana parodia que nos regaló Chespirito. El hombre enfundado en una malla roja que gracias a que nadie parecía contar con su astucia no solo terminó venciendo a los villanos y rescatando a las damiselas en peligro, sino también ganándose el cariño de toda Latinoamérica.

DON SILLÓN
Si pudiera, Al Bundy (de ‘Matrimonio con hijos’) pasaría la vida entera atornillado a su sofá. Es sumamente machista, básicamente odia a su esposa, la inteligencia no es una característica que lo distinga y suele ser sumamente desagradable. Sin embargo, por alguna razón, tras 15 años fuera del aire el mundo continúa recordándolo con cariño. ¿Qué hizo que al verlo en pantalla nos pegáramos como abejas a la miel? Tal vez sea por lo desastroso, quizás sea porque, al fin y al cabo, lo caótico nos atrae.

OBSESIÓN HECHA HOMBRE
Inteligente como ninguno e insoportable como pocos. Vivir con Sheldon Cooper no debe ser cosa fácil. Es un maniático del orden, se cree un ser superior, tiene la compulsión de tocar tres veces las puertas y está obsesionado por una larga lista de reglas. Pero a pesar de todo, su personaje es una de las principales claves del éxito de “The Big Bang Theory”.