‘Profesor Jirafales’: “Nosotros vestimos a nuestros personajes, pero los creó ’Chespirito’”

Rubén Aguirre indicó que cada actor le puso algo de sí a sus papeles, pero quien escribía los guiones y los dirigía era Roberto Gómez Bolaños

(Video: América TV)

El actor mexicano Rubén Aguirre, conocido a nivel mundial por interpretar al ‘Profesor Jirafales’, sostuvo anoche que si bien los actores que le dieron vida a la vecindad del Chavo vistieron a sus personajes con algunas características particulares fue Roberto Gómez Bolaños ‘Chespirito’ quien los creó.

“Todos los actores tenemos la obligación de vestir nuestro personaje. Yo le puse al ‘Profesor Jirafales’ el puro, la ‘Chilindrina’ (Maria Antonieta de la Nieves) los anteojos y ‘Quico’ (Carlos Villagrán) infló los cachetes. Cada quien aportó algo, porque es la obligación de cada actor. Los estudias les haces afinaciones, pero el director es el que te guía”, dijo en el programa de TV “A las once comienza la noche”.

“Roberto es un genio, él creó este programa (“El chavo del 8”). Nosotros los interpretamos, pero el que los escribía, dirigía y puso nombre a todos era él, es un hombre con una inteligencia privilegiada”, añadió.

“ERA MÁS DIFÍCIL HACER LOS PAPELES”
Además, Aguirre consideró las diferencias entre el elenco de “El chavo del 8” como una cosa normal, porque “en las familias siempre hay pleitos entre hermanos” y que ellos, al grabar más 25 de años, juntos fueron eso, una familia.

Sobre por qué el programa nunca tuvo un final, el ‘Profesor Jirafales’ contó que cada vez se hacía difícil interpretar a los personajes de la querida vecindad.

“El profesor no tiene problemas, porque un profesor puede ser viejo, canoso, pero los que interpretaban a los niños, el mismo Roberto Gómez Bolaños, qué difícil. Cada vez era más difícil y Roberto con mucha inteligencia prefirió dejar el programa en lo alto y no verlo decaer. Hubiera sido muy triste que la gente hubiera comenzado a decir (que éramos viejos para hacer de niños)”, acotó.

El actor mexicano contó que en su casa colecciona artesanías peruanas y se ánimo a cantar “La flor de la canela” de Chabuca Granda.