Ricky Tosso: “Soy un actor fungiendo de animador”

El martes 6 de setiembre se estrenará “La Bodeguita”, teleserie en la que el también conductor encarnará a un bodeguero llamado Virginio

Ricky Tosso: “Soy un actor fungiendo de animador”

ALICIA TORRES V.

La primera vez que Ricky Tosso apareció en la pantalla chica tenía apenas 6 meses. Por entonces acompañaba a la diva de la época, Meche Solaeche, en un comercial. Luego de 50 años, el bebe dio paso a un hombre que ha entregado su vida a la actuación. Ahora, tras dos años de la desaparición de ‘Teatro desde el teatro’, el actor comparte la conducción del magacín ‘Hombres trabajando para ellas’ con las grabaciones de ‘La bodeguita’, nueva serie en la que interpretará a Virginio, un bodeguero bonachón y divertido, eje sobre el cual se contarán historias de barrio.

Vuelves a la comedia en la TV
Es lo que más me gusta y lo que he hecho toda la vida. Ahora estoy fungiendo de conductor, pero yo no soy conductor, soy actor. Gozo todo lo que hago, pero la actuación es mi pasión.

Saldrán a competir con “Magaly Teve” y con “La Perricholi”…
Esto es una comedia, “Magaly Teve” es un programa de chismes y “La Perricholi” es una novela de época. Son tres cosas diferentes, el público tiene para escoger.

¿Al terminar “Teatro…” te ofrecieron hacer un ‘reality’ y lo rechazaste?
Ah, sí, “El gran show”. Lo rechacé porque yo no soy animador, Gisela [Valcárcel] lo sabe hacer.

¿Imaginaste que Gisela tendría tanto éxito con ese formato?
¿Si pudo ser mi éxito? No lo sé. El formato es bueno, pero Gisela es Gisela. No hay que menospreciarla. Ella es la número uno.

¿Te dio temor entrar en un terreno que no conocías?
Temor no. En mi caso, seguir un formato es muy difícil. Además, quería descansar, estaba agotado y me tomé un año sabático.

¿Este ‘reality’ terminó con “Teatro desde el teatro”?
No, “Teatro…” cumplió un ciclo. Ya descansamos y se va a volver a hacer, aún no sé para cuando.

¿Trabajas en ello?
Sí, ya hay guiones hechos.

Tienes 41 años de trayectoria y comenzaste a los 4…
Profesionalmente, a los 10. Tengo 51 años y empecé a los 4 con mi papá, en “Mipayachi”, pero mi primera aparición en la TV la hice a los 6 meses, en un comercial con Meche Solaeche.

Eres un hijo de la TV…
Sí. Mi papá era actor [Ricardo Tosso] y mi mamá era actriz [Angélica Febres]; doctor no iba a ser, nunca. Me crié entre sets y bambalinas. No sé hacer otra cosa y tampoco quiero.

¿Celebrarás tu aniversario?
Coincide con la salida de “La bodeguita”, será mi manera de celebrar.

¿Cómo empezaste oficialmente?
Con la obra “Hansel y Gretel” que montó mi papá en Panamá. El muchacho que hacía el papel se enfermó y como yo iba a los ensayos me dijeron: “¿Lo haces tú?”, y lo hice.

Eres uno de los pocos cómicos de la TV que tiene una formación histriónica, ¿eso te da ventaja?
El talento es uno, los estudios te ayudan a tener técnica, nada más. Antes de hacer humor, yo ya tenía 10 años de actor. Hice todo Shakespeare, todo Tennessee Williams, en castellano y en inglés, o sea, hice bastante.

¿Empezaste de casualidad y llegaste al humor de casualidad…?
Regresamos al Perú de una gira por EE.UU. con “El hombre de La Mancha” [montada por Osvaldo Cattone) y por el cambio de gobierno no había trabajo acá. Entonces fui a hablar con mi tío Jorge Souza y le dije: “Necesito chambear”. Él me contestó: “Hay un papel para un capítulo en ‘El show de Rulito y Sonia’”. Y yo dije ya… En el ensayo general se rieron mucho conmigo, ahí firmé contrato.

¿Por qué no se ha repetido un fenómeno como “Risas y salsa”?
Era hecho por actores, luego vino una generación de humoristas imitadores que se acoplaron, entonces el programa se basó en la imitación, dejaron la actuación de lado. Un espacio cómico con actores, como “Los detectilocos” o “El tornillo”, caminaría muy bien.

¿Te animarías a hacerlo?
Hay un proyecto, pero no podría decir cuándo lo haré.

¿Cuál es tu sueño como actor?
Ser un buen actor.

Te ha ido bien en tu carrera…
Todo lo que he hecho ha caminado, gracias a Dios. Tengo 41 años de actor, 31 en el humor manteniéndome bien, sin escándalos.

Tuviste por allí un episodio [Su ex pareja Ebelin Ortiz lo acusó de deberle dinero]
Que no lo hice yo.

¿Cómo te sentiste al protagonizar un episodio de esa índole?
No le di importancia.

¿Te reconciliarías con ella?
No lo sé, pero no soy rencoroso. Yo no tengo problemas, pero de ese tema no voy a hablar…

¿Qué opinas del trabajo de Magaly Medina?
Lo maneja muy bien, ella es un personaje. He estado en su casa, he estado en algunas reuniones con ella y es otra persona.

Como tú, que no eres tan divertido como se te ve en la TV…
Magaly es un personaje, se prenden las cámaras y ella se pone una máscara. Igual yo, cuando me prenden las luces soy otra persona. Normalmente, soy un tipo muy serio, parco y aburrido.

¿Tu humor es bueno como para ganarle en ráting a Magaly?
No trabajo basándome en el ráting, nunca en mi vida lo he hecho. Hago lo que sé hacer y pongo todo el amor y fuerza del mundo para que salga bien. No estoy pendiente de las cifras.

EN ALERTA
“Siempre seré un enfermo de cáncer”
Satisfecho de que Stefano, su único hijo de 20 años, siga sus pasos [el joven está por concluir sus estudios de comunicación audiovisual para convertirse en director], Ricky Tosso acaricia el sueño de volver a ser padre. Con su nueva pareja, una profesional alejada del mundo de la farándula, él anhela tener una mujercita y está practicando para ello. Sobreviviente de un cáncer de riñón, por el que hace 13 años se le extirpó uno, Tosso está convencido de que nunca dejará de lidiar con esta enfermedad, a la que se le ha sumado la diabetes. El actor [que desde su operación ha perdido 40 kilos de peso] confiesa que el humor ha sido la mejor cura para sus dolencias. “El cáncer, cuando te lo detectan a tiempo, se puede curar; me ha pasado a mí, le ha pasado a mucha gente. Cada año me hacen ocho exámenes diferentes, siempre voy a ser un enfermo de cáncer. Por eso digo: tengo un año más de vida, el próximo año veremos”.