Romina Antoniazzi: "Es difícil ser periodista deportiva siendo mujer"

Es la encargada del bloque deportivo de Abre los ojos, nuevo noticiero matutino de Frecuencia Latina

SONIA DEL ÁGUILA
Redacción Online

Romina Antoniazzi acabó con el mito de que las mujeres no pueden tener comentarios atinados y certeros sobre fútbol, acabó con el mito de que los comentaristas deportivos deben ser hombres para creerles. Constancia, aprendizaje y trabajo, las tres claves para ganarse un nombre. Conoce bien ese deporte, no por gusto su padre argentino, en lugar de llevarla a fiestas infantiles cuando era pequeña, la llevaba a ver partidos.

Desde su ingreso a Panamericana Televisión los bloques deportivos de los noticieros matutinos tienen en Romina a una dura competencia. Actualmente, al frente del bloque de deportes de Abre los ojos, confirma que hablar de fútbol con propiedad no es cuestión de género.

¿Cómo nació en ti el gusto por el fútbol?
Por mi papá, que es argentino. Él es un apasionado de ese deporte, vive los mundiales como si fuese el hecho más importante. Cuando era pequeña los mundiales eran una fiesta para mi familia, nos encantaba, Maradona era el dios de la casa. Somos tres hermanas y a todas nos gustaba el fútbol.

¿Siempre supiste que lo tuyo era el periodismo deportivo?
Nada que ver, todo fue casual. Mi mejor amigo de la universidad ingresó a trabajar a CMD, fue él quien me propuso ingresar al canal. Como necesitaba practicar acepté, y como conocía el tema. Poco a poco, me fui enganchando.

Siendo mujer, ¿te fue fácil hablar de fútbol y que la gente te crea?
Es difícil, pero yo me siento capaz de comentar un partido. De hecho que al principio me costaba mucho porque tenía la idea de que la gente no me iba a creer, me preocupaba más en lo que pensaban los demás y no me daba cuenta de que solo debía pensar en dar mi opinión y mi mensaje con buenos argumentos.

¿Sientes que la gente te exige más por ser mujer?
Sí, y eso pasa porque la gente no está acostumbrada a ver a una mujer en un partido de fútbol. Mis errores eran más identificables y llamaban más la atención que los que podían tener mis colegas hombres.

¿Hincha de qué equipo eres?
Al principio seguía un equipo, pero con los años fui perdiendo el tema del hinchaje, dedicarme a la cobertura me hizo cambiar. Solo siento de manera distinta los partidos de la selección, ahí sí me olvido de que soy periodista.

¿Qué te pareció el último encuentro de la selección peruana con la de Ecuador?
Era una plaza difícil a nivel Sudamérica, pues Quito y La Paz son plazas de  altura. Fue una vicisitud el tema de la altura, que se pudo prever como lo hizo (Sergio) Markarián. Pero además de la altura y de algunos rendimientos individuales que no funcionaron con las variantes que hizo el entrenador, perjudicaron al equipo.

¿Qué variantes?
Las de (Jefferson) Farfán y (Claudio) Pizarro. Una vez que salieron ellos, los ecuatorianos se fueron adelante y llegaron los goles. Es la cuarta fecha, sabíamos que Perú iba a tener un inicio difícil, pero la mayor preocupación llegará en las próximas fechas.

¿Aún tenemos esperanza de clasificar al mundial?
Sí, estamos recién en la cuarta fecha, además, hemos descansado una fecha.

¿Juegas fútbol?
Antes jugaba como delantera, ahora juego como defensa. Me di cuenta de que las mujeres no quieren defender porque para defender tienes que correr y meter más piernas.

Hace dos años debutaste como madre, ¿cómo manejas el tema de ser mamá?
Isabella tiene ya dos años y medio, y no sabes, te cambia la vida. Mi experiencia como madre ha sido fascinante. Soy otra persona desde que soy madre y lo disfruto. Quiero tener más hijos.

¿Tu pareja tiene que ver con el medio futbolístico?
Siempre me preguntan eso, pero no. A él le encanta el fútbol, no es periodista, solo hincha. Le gusta que me dedique a esto porque en la casa no tenemos problemas con el control remoto. Los fines de semana podemos ver fútbol toda la tarde, sin ningún problema.

¿Cómo te llegó la propuesta para incursionar en señal abierta?
Beto me invitó al proyecto que tenía en Canal 5(“Buenos días, Perú”), era una grandísima oportunidad para mí, fue casi como volver a empezar, ya que la diferencia con Panamericana TV y CMD es abismal. En cable el público es futbolero, en un noticiero matutino la gente espera otra cosa.

¿Conocías a Beto antes de empezar a trabajar con él?
No y tampoco creo que él conocía mi trabajo porque no ve fútbol, pero cuando armó el proyecto de Panamericana quería ofrecer algo distinto al público, presentar rostros nuevos.

¿Por qué renunciaste a Panamericana TV cuando se fue Beto?
Porque fui convocada por él, porque todo el equipo se fue y no había sentido de que me quedara. Al irse Beto sentí que lo mejor era que me fuera.

¿Alguna vez tuviste problemas con Beto?
Jamás tuve problemas con él. Parte de mi forma de ser es no ser conflictiva en mi trabajo. Me dedico a cumplir mis funciones de la mejor forma, no miro al costado, no me obsesiona mirar al costado, tengo los pies bien puestos en la tierra. Soy una aprendiz de él y de toda la gente que trabaja y tiene años haciendo televisión en señal abierta. No chocamos en nada, él siempre ha sido muy amable conmigo, directo y exigente como tiene que ser un jefe. Antipático para muchos, pero tiene esa capacidad para colocar titulares, para hacer periodismo, que no todos la tienen.

¿Qué expectativas tienes con “Abre los ojos” (noticiero de Frecuencia Latina)?
Ir creciendo poco a poco, primero hay que asentarnos bien, agarrar el ritmo y evaluar qué cosas hay que mejorar.

¿Qué opinas del ráting del debut (6,7 puntos)?
Me parece bien. Lo mejor no es tener un ráting alto, tampoco bajo, el que hicimos me pareció bien. Nuestro reto es seguir aumentándolo día a día. Le tengo mucha fe a este proyecto.

¿Es cierto que entrevistar a futbolistas tiene cierta complicación porque la mayoría no tiene buen trato, y algunos son hasta malcriados?
Al principio eran medio toscos conmigo, porque no sabían quien era, porque veían a una petisa que les preguntaba, pero pasaron pocos meses para que me conozcan. Nunca he tenido problema con ellos.

¿Alguno te invitó a salir?
Jamás ninguno ha sido irrespetuoso conmigo, ninguno se ha pasado de confianzas. Yo hablo con ellos de trabajo, de fútbol, del partido, pero no de su vida privada. Ellos entienden de inmediato la relación que existe. Hay futbolistas que son muy educados.

¿Quiénes, por ejemplo?
Óscar Ibáñez me parece un gran señor, Salomón (Libman), ‘Patito’(Ronald) Quinteros, Henry Quinteros, son personas que cuando les pides una entrevista las dan con mucho respeto. Si no pueden, se disculpan y te explican sus motivos.