SECRETOS DE TV: "Clave uno: médicos en alerta" iba a ser una historia sobre bomberos

Susana Bamonde, productora de la serie de Frecuencia Latina, contó que se decidió por una ficción de médicos porque hacerla resultaba más económica

\"Clave uno: médicos en alerta\". (Video: elcomercio.pe)

Son las 2:00 de la madrugada, un hombre con las piernas cercenadas ingresa a la sala de emergencia del hospital “Santo Socorro”. Su vida pende de un hilo, solo un milagro o la encomiable labor de un grupo de médicos puede salvarlo. Escenas como esta hicieron de Clave uno: médicos en alerta una serie de gran sintonía en la televisión peruana. Sus altos picos de audiencia obligaron a sus creadores a extenderla a tres temporadas.

Producida en 2009 por Susana Bamonde y dirigida por Lucho Barrios, la primera ficción peruana sobre vivencias médicas, protagonizada por conocidos actores nacionales como Gian Piero Díaz, Connie Chaparro, Karina Jordán, Juan Francisco Escobar, entre otros, fue transmitida por Frecuencia Latina, en horario estelar. En las siguientes líneas Susana Bamonde cuenta detalles que quizá desconoces de esta producción nacional.

LA IDEA INICIAL
“No iba a ser una historia sobre médicos sino sobre bomberos, pero como era un poco más cara tuvimos que descartar esa posibilidad”.

EL NOMBRE
“La serie recibe el nombre de “Clave uno: médicos en alerta” debido a ser este un término empleado por los médicos para referirse a un caso grave, a un herido casi de muerte, es como un código. A mí se me ocurrió el nombre y la respuesta a esa situación era que los médicos estén en alerta”.

HISTORIAS REALES
“La mayoría de los casos que presentamos fueron contados por los médicos y por experiencias nuestras. Eran historias inspiradas en casos reales, algunas de afuera, pero adaptadas a nuestra realidad”.

LOCACIÓN
“El hospital se armó en una antigua casa de Barranco. Una empresa que da servicios a diferentes hospitales del país nos proporcionó los equipos médicos”.

RESTRICCIONES
“En realidad el proyecto era un poco más ambicioso, pero cuando empezamos a trabajar en él nos encontramos con piedras y teníamos que adaptarnos a ellas. Pensábamos meternos en la problemática de los médicos, las huelgas, el desabastecimiento de medicina, pero no se pudo”.

ASESORES
“Un grupo de médicos de distintos hospitales de nuestro país nos asesoró todo el tiempo. Nos dio la información necesaria para hacer los guiones, también las pautas para atender una emergencia”.

CONFESIONES
“Los médicos nos contaron que cuando hacían guardias sentían pasos de gente del más allá, también dijeron que ante algún problema que pueda llevarlos a la justicia, acostumbran apoyarse. Son bien unidos”.

CAPACITACIÓN
“Todo el equipo estuvo como un mes en intensivas clases de primeros auxilios; pese a ello, cuando grabábamos, necesitábamos del apoyo de un médico, alguien tenía que corregir los errores”.

SE SUMÓ UN ODONTÓLOGO
“El colegio odontológico se acercó a nosotros con la idea de que incorporemos a un dentista en la serie. La idea nos pareció buena, por eso incluimos a un dentista en la tercera temporada”.

DEBUTS
“Mi hija María José Vega, que estaba en quinto año de secundaría, tuvo un papel en la serie. Fue una de las enfermeras. A Diego Lombardi también lo lanzamos en la actuación aquella vez”.

EFECTOS
“Amilcar Zapata se encargó de los efectos especiales. Lo que parecía sangre, era miel con tinta. Apenas terminaban las grabaciones los actores se iban a bañar porque quedaban hechos unas melcochas”.

RÁTING
“Clave uno, médicos en alerta” alcanzó hasta 17 puntos de ráting en su primera y segunda temporada. En la última cayó a un dígito.