COP20: Conoce a un profesor que dejó todo para cuidar el bosque

Descubre la historia de Luciano Troyes y su pasión por conservar los bosques secos del Marañón

COP20: Conoce a un profesor que dejó todo para cuidar el bosque

Foto: Conservamos por Naturaleza

COP20: Conoce a un profesor que dejó todo para cuidar el bosque

Foto: Conservamos por Naturaleza

COP20: Conoce a un profesor que dejó todo para cuidar el bosque

Foto: Conservamos por Naturaleza

COP20: Conoce a un profesor que dejó todo para cuidar el bosque

Foto: Conservamos por Naturaleza

COP20: Conoce a un profesor que dejó todo para cuidar el bosque

Foto: Conservamos por Naturaleza

COP20: Conoce a un profesor que dejó todo para cuidar el bosque

Foto: Conservamos por Naturaleza

El Perú se está convirtiendo en un destino obligado para todos los observadores de aves. Casi dos mil especies lo hacen un santuario único, compitiendo junto con Colombia por ser el país con mayor biodiversidad de aves en el mundo. Camino a Cajamarca, paramos en Jaen, para entrar a un bosque que llama mucho la atención. Mil ochocientas hectáreas de bosque en donde conviven más de setenta especies de aves, de las que diecinueve son endémicas del Perú. Y todo esto protegido por Luciano Troyes, un profesor que dejó todo para cumplir con el juramento que le hizo a su madre antes de morir: cuidar el bosque y no dejar que desaparezca.

Luciano Troyes es un optimista por naturaleza. Desde hace más de veinte años, protege este lugar ubicado en el Bosque Seco del Marañón, en Jaen. En todo este tiempo ha mantenido el lugar como ha podido, cumpliendo su promesa pero sumando varias hipotecas en su cuenta. Sin embargo, a pesar de que por momentos siente que todo se le viene encima y los problemas aumentan, sigue firme en su idea. Nada lo hará retroceder. Es más, tiene más planes.

“He dado todo por conservar este bosque, es mi vida”, nos dijo Luciano Troyes. Sin importarle la inseguridad en esta zona del país se metió entre sus montañas y empezó a repoblar con plantas nativas todo el lugar. Su familia se involucró en este proyecto de vida y ni el terrorismo los desanimó para seguir en esta senda. Así nació lo que después se convertiría en el Área de Conservación Privada (ACP) Gotas de Agua, una idea loca de museo vivo, con flora y fauna viviendo en libertad, sin la intromisión violenta del hombre.

En momentos de desconfianza, Luciano Troyes pensó que los problemas no podían detener sus impulsos de lucha. Le metió todas sus ganas pero la gente no lo comprendía. Intentar vivir de un bosque sin agricultura es un sin sentido cuando ni siquiera se tiene los medios suficientes para poder mantenerlo.  Sin embargo, ver cómo las aves van llegando al lugar y cómo van creciendo los árboles que ellos mismos plantaron, es una motivación constante para toda esta familia que empuja este estilo de vida. En el 2001 fundó la Asociación Civil Gotas de Agua, con el que reforestaron junto con distintos colegios del lugar cientos de árboles, como algarrobos, tunshos o catahuas. En la actualidad todos sus proyectos se han frenado por falta de financiamiento pero están en la búsqueda de ellos.

Los bosques secos ecuatoriales solo se pueden encontrar en Perú y el sur de Ecuador. En nuestro país están presentes en los departamentos de Piura, Lambayeque, La Libertad, Amazonas y Cajamarca, y es una de la zonas más visitadas por biólogos e investigadores que vienen a este lado del mundo. En el ACP, los Troyes han construido una torre de observación además de escondites para observar los comportamientos de las aves sin perturbarlas. Tienen los servicios básicos para pasar lindos días en esta parte de Cajamarca que es poco visitada. Tienen una zona de campamento y guías que le harán descubrir nuevas sensaciones por estos rincones del norte del Perú que necesitan de todos nosotros, de nuestras visitas, de nuestro interés.

Dónde:

El Área de Conservación Privada Gotas de Agua o bosques secos del Tunsho está ubicado a seis kilómetros de Montegrande, en el sector denominado el Pongo. Está rodeado por el norte con la cuenca de la quebrada Jaén y por el este con el rió Marañón. Para llegar al ACP, es posible hacerlo en tan sólo veinte minutos en auto, cuarenta minutos en bicicleta o una hora caminando, todo desde la comunidad de Montegrande, a diez minutos de Jaén en auto.

Ayúdanos a ayudar

Tienen muchos planes e iniciativas relacionadas al turismo. Sin embargo, no cuentan con el dinero suficiente para invertir en el área. Es por ello que están buscando otras opciones para financiar sus proyectos. Por el momento están buscando diseñadores y arquitectos que los ayuden y asesoren con el diseño de las futuras construcciones que quieren hacer en el lugar.

DATOS:

incaspizaw@gmail.com
lutrori@hotmail.com
Telf.: 00+51+ 958574342