Club 33: conoce el restaurante más exclusivo de Disneyland

Para ser socio del exclusivo restaurante de Disneyland hay que pagar US$25 mil dólares. Te presentamos el Club 33

Club 33: conoce el restaurante más exclusivo de Disneyland

En las paredes del restaurante Club 33 se pueden encontrar referencias a las producciones clásicas de Disney. (Foto: Disneydose.com)

 

¿Sabías que dentro de Disneyland existe un lugar solo para millonarios? Se trata del Club 33, un restaurante que empezó a construirse Walt Disney en 1964  para disfrutarlo a su estilo. Hoy, es un lugar exclusivo cuyos socios deben desembolsar US$25 mil dólares como un pago de iniciación y US$10.000 dólares anuales.

Club 33 nació para ser un lugar en el que Walt Disney recibiera a sus distinguidos invitados y celebridades. Lamentablemente, el creador del mundo mágico falleció antes de ver su sueño hecho realidad y abrió sus puertas cinco meses después.

Ubicado dentro del parque en la calle New Orleans 33, este club secreto tiene en la actualidad 500 miembros (presidentes, artistas y millonarios) y 800 en lista de espera (Se dice que hay que esperar 14 años para ser parte de este club).

Izquierda. Entrada a Club 33. Derecha. La decoración y el diseño del lugar estuvo a cargo del mismo Walt Disney y su esposa Lillian. (Foto: Disneydose.com)

Club 33 es el único lugar dentro de Disneyland en el que se pueden consumir bebidas alcohólicas, fumar cigarros y disfrutar de una variedad gastronómica inimaginable y de muy buena calidad. Su decoración es clásica y quien ingresa parece haber viajado en el tiempo. Sus paredes parecen ser las de un museo de arte, con cuadros, antigüedades y algunas piezas artísticas relacionadas con las conocidas producciones de Disney.

Club 33 por dentro tiene un estilo clásico y elegante. (Foto: Disneydose.com)

Esta es una parada obligatoria para todo aquel que visite Disney, eso sí, tan sólo se permite el ingreso al lobby. Los socios, en cambio, suben en el ascensor de madera y cristal, luego muestran su carnet de miembro, dicen la clave secreta, comparan su huella dactilar y el iris con el registrado en su base de datos y ocupan la mesa que han reservado con un mes de anticipación. Todo un lujo.

Lobby del restaurante. (Foto: Disneydose.com)