Golden Gate: el ícono de la bahía de San Francisco cumple 75 años

El famoso puente fue inaugurado el 27 de mayo de 1937. Anualmente es visitado por 14 millones de turistas

Las torres del Golden Gate Bridge se elevan majestuosamente desde hace 75 años sobre las arremolinadas aguas de la bahía de San Francisco. Todo él supone una proeza de ingeniería, pero también un monumento único que el domingo celebra su redondo aniversario.

Pocas estructuras modernas han inspirado tantos poemas, suspiros o fotografías como este puente de tono anaranjado, cuyo elegante perfil enmarca el horizonte de San Francisco y los imponentes cabos del condado de Marin. Casi como la expresión de la perfecta armonía entre hombre y naturaleza.

Sin embargo, su historia podría haber sido muy distinta. Las primeras propuestas para su construcción se realizaron en 1916, pero aunque San Francisco era en aquella época la ciudad estadounidense de mayor tamaño que aún seguía utilizando ferrys para cruzar masas de agua, se necesitaron más de 20 años entre diseño, litigios, recaudación de fondos y construcción hasta que la estructura pudo completarse.

NADAR CONTRA LA CORRIENTE
La marina estadounidense temía que el puente obstaculizara la navegación y que, si se produjera una accidente, quedarían bloqueados los importantes puertos de la bahía. Por su parte, los amantes de la naturaleza criticaron el Golden Gate como una mancha en el magnífico paisaje de la región, las compañías navieras predecían que destruiría la industria de los ferrys y los escépticos se ironizaban diciendo que nunca atraería el suficiente tráfico para justificar sus elevados costos.

Para muchos ingenieros, el problema era sencillamente que la distancia de tensado, unos dos kilómetros, era demasiado grande, y las aguas demasiado profundas, para que el puente fuera factible.

En un principio, se calcularon unos prohibitivos costos de 100 millones de dólares. Pero Joseph Strauss, el hombre que se convertiría en ingeniero jefe e incansable promotor del puente, propuso un diseño más económico, similar a los más de 400 pequeños puentes colgantes que había construido.

Por suerte para la posteridad, las autoridades de la ciudad rechazaron rotundamente la visión de Strauss y lo obligaron a trabajar con otros dos ingenieros, Leon Moisseiff y Charles Ellis, hasta que finalmente dieron con el histórico diseño art déco del Golden Gate.

MILLONARIA INVERSIÓN
Completado en 1937 con unos costos de “solo” 35 millones de dólares, el Golden Gate Bridge mantuvo el récord de mayor tensión en un puente levadizo hasta 1964. Actualmente aún se encuentra en el “top ten” mundial, con una longitud de tensado de 1.280 metros entre sus dos torres. Su longitud total, incluidas las rampas de subida y descenso, es de 2.737 metros.

Apodado en ocasiones “sinfonía de acero” por sus fans locales, el puente es reconocible en todo el mundo gracias a esas dos torres, que se elevan 227 metros sobre el nivel del mar y están pintadas en naranja, un tono pensado por sus diseñadores originarios para resaltar los colores de las verdes colinas circundantes.

El enorme peso de la estructura se sostiene gracias a dos cables principales, cada uno con un diámetro de 92 centímetros y 2.332 metros de longitud. Los cables fueron trenzados in situ y cada uno está hecho a base de 27.572 alambres de acero galvanizado, que estirados de punta a punta medirían 129.000 kilómetros.

ATRACTIVO TURÍSTICO
Por la autopista de seis carriles del Golden Gate circulan actualmente unos 120.000 vehículos al día, además de unos 10.000 peatones y hasta 6.000 ciclistas. A ellos se suman los miles de turistas que se apelotonan en los miradores a ambos lados del puente para inmortalizarlo con su cámara de fotos.

El domingo, día en que se conmemora el 75 aniversario de su construcción, se espera a decenas de miles de personas, que podrán disfrutar entre otros de un espectáculo pirotécnico, exhibiciones de arte, desfiles navales y un nuevo centro de visitantes.

Las autoridades intentarán evitar que no se repita el error de hace 25 años, cuando se celebró el medio siglo del puente y más de 300.000 personas subieron a la estructura, lo que provocó que el leve arco de la calzada central se allanara por el peso. Además, se impedirá que espontáneos, como gente que hace puenting ilegalmente, aprovechen el evento para su propio salto de fe.

Incluso se está intentado combatir la niebla que suele envolver la estructura, afeando la ansiada foto. La “Bridge Photo Experience” fue inaugurada el mes pasado y consiste en una pantalla verde y cámaras digitales que superponen las fotos tomadas por los turistas a una imagen sin niebla del puente. “En los días neblinosos, cuando apenas se ve el puente, puede que sea su única foto decente”, dice la portavoz Mary Currie.

GOLDEN GATE EN CIFRAS
Inauguración: 27 de mayo de 1937
Costo de la construcción: 35 millones de dólares
Longitud total del puente incluyendo las rampas: 2,737 metros
Altura de las torres: 211 metros
Altura de la calzada por sobre el agua: 67 metros
Cantidad total anual de vehículos: 40.191.124
Cantidad anual de turistas: 14 millones