elcomercio.pe

Vamos

Jamaica: la vuelta a la isla en 10 días

2 de 15

Kingston. En la capital, visitamos la Devon House, la primera mansión de un jamaiquino afroamericano. El recorrido por la propiedad (US$7) dura una hora y está plagado de datos sobre la isla. La siguiente parada es la casa de Bob Marley, convertida ahora en museo (US$25). Acabamos el día bailando el “dance hall” (reggae con un estilo urbano) en la discoteca Escape (US$10 la entrada). En el segundo día, nos dirigimos hacia las Blue Mountains. (Foto: Tarcila Shinno)

Más allá del mar azul que baña las costas de Jamaica, la arena blanca y la música, lo que realmente ofrece la isla es una forma de ver la vida. Conócela.

Compartimos contigo algunas de sus costumbres:

- Cuando se  te  acerquen  para  saludar  en un museo, bus o bar  dando un golpe de puño, responde con el mismo gesto. El choque de ambos puños significa “respect”.  

- Regatear  es  muy  normal,  es  parte  del día a día. Por eso, siempre que te fijen un precio podrás negociarlo con el comerciante.

- Acudir un domingo a misa. La mayoría de jamaiquinos son cristianos protestantes y sus ceremonias son una fiesta (con reggae incluido) y pueden extenderse por horas. 

Para prevenir :  

- A diferencia de otras capitales, en el caso de Kingston, lo mejor será evitar el downtown. Es peligroso para quienes no conocen sus calles.

- Si algún lugareño se te acerca en un bar e inicia conversación, es casi seguro que te pedirá que le invites una cerveza. Negarte puede ser considerado una ofensa. 

 - La venta y consumo de marihuana es ilegal en toda la isla. Sin embargo, se ofrece de manera poco disimulada en todos lados. 
 

 

 


Tags relacionados

Jamaica