Lugar donde explotó la bomba más poderosa del mundo es hoy un gran parque natural

En 1961 la antigua URSS hizo detonar en el Ártico Ruso la “Bomba del zar”, que ocasionó explosión equivalente a 57 millones de toneladas de TNT

Lugar donde explotó la bomba más poderosa del mundo es hoy un gran parque natural

Para alguien que visite el Parque Nacional Ártico Ruso tal vez sea imposible imaginar que este lugar lleno de vida fue escenario de la detonación de la bomba más poderosa del mundo.

En este parque nacional, la desaparecida Unión Soviética detonó en 1961 la denominada “Bomba del zar”, una bomba de hidrógeno considerada la más poderosa que se ha usado en la Tierra que –según fuentes históricas- ocasionó una explosión equivalente a 57 millones de toneladas de TNT. Versiones oficiales rusas, por el contrario, indican que tuvo una potencia de 50 megatones (50 millones de toneladas de TNT).

Hace 50 años este lugar del mundo era prácticamente inhabitable por los efectos de esa bomba de hidrógeno. Hoy, sin embargo, es una enorme fuente de vida.

UN PARAÍSO EN EL HIELO
El Parque Nacional Ártico Ruso fue creado en junio del 2009, está ubicado a 900 kilómetros del Polo Norte y abarca una superficie de 14.260 km2, 6.320 de tierra firme y 7.940 acuáticos. Durante mucho tiempo fue una zona de acceso restringido solo para los militares, pero desde hace unos años el Gobierno ruso decidió convertirlo en parque natural y abrirlo al turismo.

Este vasto paraíso natural es hogar de diversos animales como las ballenas francas, los osos polares –que llegan para dar a luz y criar a sus cachorros-, de cerca de 60 familias de morsas y de una gran variedad de aves. Según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), muchas de estas especies están en grave peligro de extinción.

A BORDO DE ROMPELHIELOS
De acuerdo a ABC de España, este espacio natural tiene proyectado recibir a 11 cruceros árticos y a casi mil visitantes de todo el mundo en la temporada turística que va de junio a setiembre, época en que las duras condiciones climáticas de la zona permiten hacer el viaje.

“Las condiciones no complicadas, porque hay que desembarcar en la costa en botes neumáticos. Y allí la situación del hielo puede ser variable. Los turistas pueden a veces ser evacuados, digamos, operativamente, de la costa ante la sorpresiva aparición de osos blancos”, explica el subdirector del parque nacional, Víctor Kuznetzov, en declaraciones reproducidas por la web “La voz de Rusia”.

El 90% de los visitantes a este parque natural son extranjeros, principalmente de China, Japón, Estados Unidos, Australia y países europeos. Los puntos de partida para visitar el Ártico Ruso son las ciudades de Murmansk y de Arjánguelsk, donde los viajeros se hacen a la mar a bordo de rompehielos.

Los viajes al Ártico Ruso solo se pueden hacer por vía marítima. Según manifiesta Kuznetzov, el boleto más barato para un crucero de 12 días cuesta entre 10 mil y 12 mil dólares, mientras que el viaje al Polo Norte con entrada al parque nacional cuesta el doble.


Tags relacionados

Ártico

ECOTURISMO

Rusia