Tigre: Un refugio con encanto natural a 30 kilómetros de Buenos Aires

El lugar de escape preferido de los bonaerenses destaca por sus atractivos turísticos, entre ellos el Delta del Paraná, el Parque de la Costa y el Puerto de Frutos

Tigre: Un refugio con encanto natural a 30 kilómetros de Buenos Aires

RAÚL ALARCÓN

A Tigre se puede llegar en auto o en tren, pero nuestra recomendación es que opte por el transporte fluvial a bordo de una moderna lancha que parte de Puerto Madero (Buenos Aires) y recorre el canal costanero del Río de la Plata. La razón es que, aunque tarde más, podrá apreciar desde otro ángulo el puerto de Olivos, los clubes náuticos bonaerenses, así como el estadio Monumental de River Plate antes de ingresar a las aguas del Delta.

POR EL DELTA
Tras un par de horas de navegación, la embarcación se internará por los arroyos y canales que forman el Delta del Paraná.

Lo primero que llama la atención en esta zona es descubrir que todas las actividades cotidianas, como ir a la escuela o ir de compras, se realizan a través de embarcaciones fluviales (no hay carreteras ni pistas). Por ello todas las viviendas, con bucólicos techos de dos aguas y construidas en madera, poseen sus propios muelles, así como un nombre que las identifica.

Las propiedades que destacan en la zona son las de los recreos, espacios que poseen canchas de fútbol y amplios ambientes para que grandes y chicos puedan disfrutar de un fin de semana en un ambiente natural.

En esta ruta se encuentra uno de los emblemas del Delta: la Casa Museo Sarmiento, la cual es identificable por encontrarse dentro de un cubículo de vidrio para protegerla de las lluvias. Fue aquí donde vivió el ex presidente Domingo Faustino Sarmiento por más de 30 años.

PASEOS TRADICIONALES
El recorrido por el Delta concluye en la Estación Fluvial, puerta de ingreso al Tigre, una moderna urbe en la que aún se puede respirar la influencia europea en sus construcciones.

El emblema arquitectónico del lugar es el Museo de Arte del Tigre, una impresionante edificación de estilo francés con amplias terrazas a los pies del río Luján. El recinto cuenta en su interior con una interesante colección de arte figurativo argentino de los siglos XIX y XX, en donde destacan obras de artistas de la talla de Carlos Pellegrini, Juan León Palliére, Benito Quinquela y otros personajes.

El museo también destaca por sus bellos acabados, entre los que se puede apreciar una pintura a la altura del cielo raso en la que se observa un conjunto de musas interpretando diferentes melodías pintada por el artista español Julio Vila-Prades.

Otro lugar imperdible en la ciudad es el Museo del Mate, lugar en el que podrá descubrir la historia de esta hierba desde sus inicios, y apreciar los más insólitos envases en los que se ha bebido y, por último, degustarlo en su mate-bar.

A pocas cuadras se erige el Parque de la Costa, epicentro de la diversión juvenil con cinco montañas rusas y divertidas atracciones para la familia.

Tiene un hermoso carrusel y una rueda giratoria de 34 metros de alto.

RUTAS GASTRONÓMICAS
El Tigre ofrece propuestas de cocina para todos los gustos. En la dársena sur del Puerto de Frutos encontramos Mercados del Delta, un paseo familiar con restaurantes y cafés desde cuyo muelle se pueden realizar tours en lanchas por el Delta.

Sobre la Av. Liniers encontramos el denominado Paseo de los Antojos, lugar con una variada propuesta gastronómica en donde se pueden encontrar restaurantes de parrilla, sushi, pastas, así como un interesante local de comida naturista llamado Isla Xoxolatl.

No podemos dejar de mencionar la zona gastronómica de Puerto Bahía Grande, en la sofisticada Nordelta, urbanización con condominios de lujo, yacht club en donde se ubica el imponente Intercontinental, el hotel más lujoso de la ciudad. Para comer el Sushi Club y Los Inmortales, célebre por sus pizzas.