Destino de verano: un paseo por el tradicional balneario de Pacasmayo

Este distrito liberteño, ubicado a 100 km de Trujillo, es famoso por su extenso muelle, su malecón, sus antiguas casonas y su inconfundible faro

RONNY ISLA ISUIZA @Ronny_Isla
Redacción online

Un antiguo muelle de más de 500 metros de largo es el sello distintivo del tradicional balneario de Pacasmayo, ubicado a 100 kilómetros de Trujillo. La estructura, cuya construcción data del siglo XVIII, es empleada por los pescadores de la zona para transportar a la costa los productos que generosamente les otorga el mar, pero también es un escenario ideal para paseos de enamorados al atardecer y para apreciar la belleza del malecón por el que también es conocido este cálido y querido puerto pesquero.

Pacasmayo fue fundado en 1775, durante la colonia española. El pequeño distrito liberteño aún conserva en buen estado algunas de las construcciones más resaltantes de la época, como la estación del antiguo ferrocarril, sus casonas con balcones, el faro (al lado sur de la localidad) y el muelle. A estos atractivos se han sumado el malecón, el mirador (adornado con la espigada figura de un Cristo blanco), su deliciosa gastronomía y las playas que atraen a tablistas de todo el mundo a correr sus largas olas.

En los últimos años se ha mejorado el ornato de sus calles y prueba de ello es el malecón Miguel Grau, un paso obligado para los turistas que visitan su larga playa. Este paseo acoge a dos de los principales hoteles de la ciudad, que cuentan además con servicios de restaurante y bar. A lo largo del día, cientos de veraneantes transitan observando la playa, el muelle y los artículos que ofrecen los artesanos locales a manera de recuerdos. La mayor concentración de personas ocurre al atardecer y en la noche, donde no es raro ver a los bañistas refrescarse en el mar.

El muelle es un capítulo aparte para los románticos. Es un excelente punto para apreciar la ciudad con esa combinación de colores que solo el sunset puede regalar. Y ni qué decir de los amantes de las fotos que aprovechan el atardecer ardiente como marco para obtener las imágenes más bellas que uno pueda imaginar.

Sin embargo, hay que señalar que esta estructura de madera luce hoy bastante deteriorada y es necesario ponerla en valor, no solo para que locales y visitantes puedan recorrer sus 500 metros y disfrutar de la privilegiada vista y de la puesta del sol, sino por un tema de seguridad.

Pacasmayo no es un destino muy lejano para los limeños. Se puede llegar en 9 horas por carretera o viajar a Trujillo en avión y empalmar en auto u ómnibus en un viaje de poco más de una hora. Además de La Estación y Pakatnamú, ubicados a escasos metros del mar, en el distrito existen diversos hoteles y establecimientos con todos los servicios que un visitante requiere para sentirse cómodo. Para los amantes de los deportes acuáticos, El Faro Adventure Resort ofrece un cómodo establecimiento con una privilegiada vista al mar.

Si visitas la ciudad, no puedes dejar de probar la suculenta comida a base de pescado fresco y para ello puedes ir al “Café Café” y el ‘Tabaris’. O si lo prefieres puedes acudir al “Siempre Luri” o a “La Gran Choza”. Los recuerdos de todo tipo los puedes adquirir en el mismo malecón donde los artesanos elaboran piezas en madera o piedras, pero también puedes ir al taller del artista Manuel Lau, quien pinta hermosos óleos con paisajes locales y bodegones. ¡No faltaba más!