Escapes cortos: destinos ideales para dejar la ciudad un fin de semana largo

Alternativas para todos los gustos: para los que prefieren una experiencia de aventura, para los que optan por estadías tranquilas en el campo o para los que buscan algo nuevo

LUNAHUANÁ: AVENTURA EN EL CAMPO
Lunahuaná ha convertido en los últimos años en el destino cercano preferido de los limeños, debido a que en solo un par de horas encontrará un apacible valle que ofrece sol asegurado y variadas actividades para practicar, ya sea en pareja o en familia.

El deporte por excelencia de Lunahuaná ha sido el canotaje. Hay varias empresas que ofrecen este servicio y es posible contactarlas en la misma plaza de la ciudad. Pero, ahora hay otras actividades que se han implementado como el canopy, un deporte que permite desplazarse entre los cerros por 2.500 metros de cable sujetado a un arnés. Para practicarlo deberá acercarse a la estación que se encuentra en el km 33,5, en el pueblo de San Jerónimo. Además, hay cuatrimotos y paseos a caballo. Otro de los atractivos es la gastronomía. A los clásicos restaurantes de la zona se suma El Refugio de Santiago con una original propuesta que combina insumos locales con hierbas y frutos de su propio huerto.

CARAL: VIAJE A LOS ORÍGENES
A unas horas al norte de la ciudad de Lima se encuentra el complejo arqueológico de Caral. La entrada es a través del valle, a unos 23 kilómetros de trocha. Una vez en el sitio, el recorrido puede tomar todo un día, dependiendo de lo que desee conocer. Este gran complejo tiene varios templos y pirámides que datan del período arcaico, que es la época en que todavía se utilizaba la cerámica cocida, por lo que los hallazgos en los templos se basan en artefactos, la mayoría hechos de huesos y conchas, y para fines rituales.

Las visitas guiadas son generalmente dirigidas por los mismos arqueólogos que investigan en el sitio de Caral, por lo que el recorrido resulta especialmente interesante y didáctico.

En los últimos años se ha sumado la visita a Áspero, otro complejo cercano de la misma época. Esta es una muy buena alternativa para complementar la visita a Supe.

Recuerde llevar bloqueador, gorra, lentes de sol y agua para el recorrido.

CHURÍN: BALNEARIO DE AGUAS TERMALES
La provincia limeña de Oyón, a unas tres horas y media de la capital, alberga el circuito de termas más completo del país. El balneario de Churín, que forma parte del distrito de Pachangara, es el más conocido con sus termas La Juventud, La Meseta y Mama Warmi.

A una hora de viaje se encuentran los baños de Huancahuasi, un pueblo con un paisaje de ensueño y que llama a quedarse al menos una noche. Entre Churín y Huancahuasi existen otras termas que debe visitar: Chiuchín, Huancachín y Picoy.

Además, José Guerrero y Abiud Chaca, promotores turísticos de la zona, también recomiendan conocer el complejo termal de Tingo y los baños de fierro de la comunidad de Andajes. En la ruta Churín-Andajes se puede practicar trekking y ciclismo, así como la visita a las iglesias coloniales y zonas arqueológicas del lugar.

Todos los destinos señalados cuentan con buen clima y sol desde las 9 a.m. a las 5 p.m. Para la noche debe llevar algo abrigador. Salvo en febrero, cuando se registran fuertes lluvias, los baños termales de Oyón se pueden visitar en cualquier momento.

SAN BARTOLOMÉ EN HUAROCHIRÍ: ECOLOGÍA, TURISMO Y ARTE EN TORNAMESA
La antigua estación de trenes de San Bartolomé está volviendo a recibir visitantes desde hace un tiempo. Una pareja de artistas franceses, Eleonora y Serge, están manejando los hilos de la realidad para que esto ocurra. Se instalaron aquí y formaron la Asociación Cultural Tornamesa con La Casa de los Titiriteros como centro de operaciones. Es un espacio acogedor, perfecto para las familias amantes de la naturaleza, el arte, la comida casera y la atención personalizada. La casa ofrece baños, comida rica y sana, zona de teatro y talleres y un jardín con poltronas para descansar. Además, organizan excursiones, ascenso a los árboles (con total seguridad), baños en el río, visitas a granjas, fogatas, caminatas, campamentos y otras distracciones.