Los mejores ríos del Perú para practicar canotaje y kayak

En el país hay muchos ríos de diferentes características para hacer estos deportes. En nuestro blog Pura aventura te contamos cuáles son los más destacados

Los mejores ríos del Perú para practicar canotaje y kayak

“En el país tenemos más de una docena de ríos que superan los 600 km de longitud. Los cinco más largos totalizan cerca de 7.000 km de recorrido en el Perú, ideales para la práctica del canotaje y el kayak” explica Carlos Muñiz en el primer post de nuestro nuevo blog Pura aventura, y hace una relación los mejores y más comerciales para hacer estos deportes.

Río Cañete
Es sin duda el predilecto de los limeños. Nace en las alturas de la provincia de Yauyos, en las faldas del nevado de Ticlla, desembocando finalmente en las aguas del océano Pacífico. El tramo comercial que se corre es en el valle de Lunahuaná, en Cañete, a 180 km al sureste de Lima. Incluye rápidos de clase II a IV. En esta sección se puede hacer canotaje todo el año pero la temporada donde el río tiene más volumen y mayor adrenalina es entre los meses de noviembre y abril.

Río Colca
Es sinónimo de canotaje en el Perú. Sus rápidos son reconocidos en todo el mundo por su dificultad. Ubicado en el valle del mismo nombre, a 300 km al norte de Arequipa, puede correrse sin mayor riesgo a lo largo de unos 40 km. entre Cabanaconde y Tapay. Es navegable entre mayo y octubre. También se organizan expediciones por el cañón del Colca de 11 días de pura adrenalina. Recomendable solo para expertos.

Río Vilcanota o Urubamba
Enclavado en el corazón del Valle Sagrado del Cusco, cuenta con algunas zonas muy concurridas por los canoteros: una entre Calca y Urubamba, y otra entre Huambutío y Písac; ambas con rápidos clase II y III. Una tercera zona, aguas debajo de Ollantaytambo, alcanza los grados III y IV. Se corre entre mayo y octubre.

Río Tambopata
Es la ruta más espectacular del Perú. El recorrido se inicia en Putina Punki (1.900 msnm), en Puno, y desciende por los más exuberantes bosques tropicales hasta la llanura amazónica de Madre de Dios (200 msnm) recorriendo el Parque Nacional de Bahuaja Sonene y la Reserva Nacional de Tambopata. Toma entre 7 y 12 días y es un viaje con rápidos de clase III y IV. Atraviesa la mayor porción deshabitada del país y requiere de una logística compleja y coordinar anticipadamente los permisos de las jefaturas de las áreas naturales protegidas correspondientes.

Sigue leyendo la nota en nuestro blog Pura aventura y descubre la lista completa de ríos recomendados.