Pura aventura: la oferta peruana para hacer deportes extremos

El Perú tiene escenarios ideales para salir de viaje y buscar adrenalina en medio de grandes entornos naturales. Conoce qué disciplinas se pueden practicar

Pura aventura: la oferta peruana para hacer deportes extremos

“El turismo de aventura es una alternativa de viaje que implica la exploración en áreas remotas donde uno puede encontrar lo inesperado y tiene como objetivo principal el fomento de las actividades en la naturaleza. Este tipo de viaje está aumentando cada día más su popularidad porque la gente busca vacaciones inusuales, diferentes a las tradicionales”, escribe Carlos Muñiz en un nuevo artículo de su blog Pura aventura.

Tras explicar la relación que hay entre este tipo de turismo y los deportes de aventura, Muñiz indica que tenemos la suerte de ser dueños de entornos naturales ideales para la práctica de diversas disciplinas. Posteriormente elabora una guía para los amantes de los amantes de las actividades al aire libre:

Trekking
El Perú es un verdadero paraíso para los caminantes. Prácticamente la totalidad de la sierra, incluyendo valles, mesetas y cordilleras, alberga circuitos con mayor o menor grado de dificultad. Sin embargo, solo algunos de ellos han sido ‘descubiertos’ como rutas comerciales. Los caminos del Perú ofrecen muchas posibilidades y, por supuesto, más de una combinación ideal para caminantes de todos los niveles de exigencia y experiencia.

Escalada en nieve o montañismo
El montañismo encuentra en los Andes peruanos un escenario incomparable. Por ello, nuestro país constituye un verdadero imán para los amantes del andinismo en América. Razones sobran: una concentración única de montañas (por tanto, sin aglomeraciones de escaladores), un clima benigno durante gran parte del año y un acceso relativamente fácil a ambientes totalmente aislados del trajín urbano. Una singular combinación que hace del Perú uno de los destinos más atractivos para los montañistas del mundo entero.

Escalada en roca
La escalada en roca inició su meteórico camino hacia la popularidad en los años sesenta, cuando California y sus montañas de granito pulido se convirtieron en una suerte de meca para estos aficionados a la aventura llevada al límite. Solo una década más tarde esta disciplina llegó al Perú, un territorio pródigo en escenarios ideales para su práctica, particularmente en la sierra de los departamentos de Lima, Cajamarca y Pasco.

Lee AQUÍ el último artículo de nuestro blog Pura Aventura y comenta cuál es tu actividad favorita.