Semana Santa en el norte: disfruta lo último del verano

Aprovecha los últimos días de sol y los próximos feriados para viajar a Tumbes o Piura, donde hay opciones de playas, hospedajes, actividades y restaurantes para viajes en familia o en pareja

MARÍA HELENA TORD

Se va acabando el verano y todavía nos cuesta pensar que dentro de unas semanas nos tendremos que despedir de la playa. Pero siempre hay un lugar de nuestro país donde nos espera el sol todo el año: la costa norte. Nada mejor que prepararnos para el invierno con una buena cuota de playa, sol y tranquilidad. Por eso le ofrecemos una guía de opciones de las mejores playas de Piura y Tumbes.

DE SUR A NORTE
Nuestro recorrido comienza de sur a norte con Vichayito como centro de operaciones. Esta playa se ubica entre la concurrida Máncora y la apacible Punta Veleros, en Los Órganos. Esta parte de la costa cuenta con una amplia playa que todavía conserva su encanto original sin muchas construcciones y bullicio. Acá destaca el hotel Vichayito Bungalows y Carpas de Aranwa, que ofrece una original y romántica propuesta de alojamiento en carpas estilo beduino que cuentan con amplias camas matrimoniales con baño y terraza propia. También hay la opción de las cabañas familiares.

Por esta parte de la playa se realizan los paseos a caballo que llegan desde Máncora.

Otro clásico de la zona son las Cabañas de Antica, famosas por sus cómodas instalaciones, amplia piscina y estilo rústico. Ubicado también en Vichayito, Antica ofrece sus frescas pizzas en el hotel y en su local de Máncora. Junto a Antica está Naylamp, que cuenta con hospedajes y con un restaurante que ofrece pizzas al horno de barro con deliciosas preparaciones a base de mariscos y originales creaciones como la pizza thai. También en playa Palmeras, muy cerca, hay una buena carta de platos con insumos locales.

RUMBO SUR
A unos seis kilómetros al sur de Vichayito está Los Órganos, donde se ubica la playa Punta Veleros, ideal para iniciarse en la tabla. Los hoteles preferidos son Takaynamo y Le Soleil. Este último tiene siete búngalos y una decoración rústica y acogedora. Tiene un buen restaurante donde podrá probar lo mejor de la fresca comida marina. Además una piscina al frente del mar. Todo ello en un exótico ambiente rodeado de bellas plantas, palmeras y jardines. El Takaynamo también está frente al mar con cabañas que rodean una piscina y jardines. Además, en esta parte del litoral existe la posibilidad de alquilar casas, lo cual es una buena alternativa si va en familia o con un grupo grande de amigos.

Desde Los Órganos tomamos rumbo al sur para pasar el día está El Ñuro, una apacible caleta de pescadores. En esta playa no hay hoteles ni restaurantes, solo casas privadas pero vale la pena tomarse una mañana para recorrer este tranquilo balneario y si tiene suerte ver a los pescadores retornar de la faena diaria.

Cabo Blanco y El Ñuro están separados por desoladas playas, territorio de tablistas y locales. Una vez en Cabo Blanco, es imposible dejar de visitar el Fishing Club, el famoso lugar de Ernest Hemingway. De aquella época solo quedan historias y personajes como Pablo Córdova –barman que conoció a Hemingway– quien ahora es dueño del restaurante Cabo Blanco, que ofrece en su local el tradicional cebiche y el pulpo al olivo. Y si de hospedajes se trata, el hotel El Merlín es una de las pocas alternativas que hay.

RELAX FRENTE AL MAR
Playa, sol y mar son definitivamente sinónimos de relax y de eso se trata un viaje al norte. Para terminar de sellar una placentera estadía en la zona hay varias alternativas de spas. Hoteles como el Vichayito Bungalows y Carpas y el DCO, en Máncora, han orientado su propuesta al turismo de bienestar y ofrecen no solo variados tratamientos, sino también paquetes especiales para dedicarle días enteros a la relajación.

En Vichayito destaca el spa de playa Orígenes que cuenta no solo con salas de masajes con jacuzzi y ducha vichy, sino que ha ampliado su propuesta a paquetes dirigidos para parejas. En sus jardines y en su amplia terraza con piscina de agua salada rica en minerales terapéuticos o en las tinas con aguas florales es posible seguir descansando luego de los tratamientos.

Para termina el día, si desea comer algo ligero en el hotel El Mirador de Vichayito hay un restaurante de sushi.

En Las Pocitas, que es la playa que cuenta con mayor cantidad de hoteles en la zona, destaca el moderno y minimalista DCO, ideal para parejas, y últimamente se ha sumado una original propuesta de alojamiento llamada Villas del Mar, que se ubica en la cima de Las Pocitas, a unos 70 metros de la playa, en el que destaca no solo su fabulosa vista sino también el estilo chic de sus apacibles ambientes. En un área rodeada de jardines se ubican las villas matrimoniales y parejas con piscina privada. Además, en el mismo hotel se alquila una casa con piscina propia.

ACTIVIDADES PARA TODOS
Para aprovechar al máximo el viaje y la geografía del lugar las mejores actividades están en el mar. Las aguas calientes de esta parte de nuestra costa permiten albergar especies marinas que es posible observar bajo el agua.

En el norte confluyen las dos corrientes marinas más importantes, lo que genera un ecosistema rico en especies. La escuela Spondylus ofrece clases de buceo con tanque, siendo la primera escuela en el Perú certificada por PADI, la Organización de Buceo Recreativo más grande del mundo. Su local se ubica en el pueblo de Máncora y la excursión dura alrededor de unas tres horas, tiempo en el que se recorre el litoral de Punta Sal hasta El Ñuro. Todo el viaje se realiza a bordo del bote Zodiac.

Además, está la temporada de avistamiento de ballenas, que va de agosto a noviembre, y de pesca de altura, que va de diciembre a mayo, las cuales se coordinan con la empresa Pacífico Adventures.

LOS ENCANTOS DE TUMBES
A media hora en auto desde Máncora hacia el norte se llega a Punta Sal donde el clásico hotel luce remodelado y ofrece ahora paquetes con las comidas incluidas. En la zona se ha sumado el primer all inclusive del país, El Decameron. Seguimos el viaje hacia Zorritos y en el km 207 hallamos una grata sorpresa llamada La Posada de los Tumpis, hotel ganador de Zorritos por TripAdvisor en el 2013. Este cálido hospedaje es digno de visitarse y una vez ahí no provoca salir. Destaca la buena atención y el restaurante que ofrece cocina fresca y sana.

Entre las particularidades de la zona están los baños termales de Hervideros, ubicados en la localidad de Bocapán, 3 km al sur este de Zorritos. También el tubo de agua o tubo Géiser, una fuente termal que se encuentra en las Pampas de Chivatos a la que se accede bordeando los cerros, tras una hora de caminata o 25 minutos en auto.

Si se trata de comer, el restaurante El Brujo guarda la mejor reputación, mientras que en la playa Bocapán destaca el Terrazas de Bocapán.